Escuchar este artículo

La muerte volvió a aparecer en El Dave, Puerto Santander

Lunes, 16 de Noviembre de 2020
La reciente víctima, hallada este domingo, fue identificada como Cristian Camargo.

La vereda El Dave de Puerto Santander es tenebrosa. El silencio que rodea esta zona arrocera en el municipio fronterizo es cómplice de la oleada violenta que allí se mantiene, sin que ni siquiera la Policía Metropolitana de Cúcuta pueda contrarrestarla, a pesar de que hay un grupo de la Sijín bajo el mando de un capitán investigando, pero no se ven los resultados.

Para llegar a este lugar, la misma Policía entra con miedo, por eso debe extremar las medidas de seguridad y organizar una comisión integrada por miembros de antiexplosivos, para garantizar que Los Rastrojos o el Eln, que se pasean con tranquilidad y bajo la mirada inerte de las mismas autoridades, no les dejen instaladas cargas explosivas por el camino.

El operativo para llegar a los sitios donde comúnmente dejan personas asesinadas, siempre es liderado por un oficial de alto rango, que, en muchas ocasiones quiere evitar que los medios de comunicación den a conocer lo que allí sucede, para no tener el llamado de atención de su comandante, el coronel José Luis Palomino.

Precisamente, la mañana de este lunes, las autoridades fueron alertadas de que, en un sector de esta vereda, en medio de dos arroceras, quedó el cadáver de Cristian Jesús Camargo, quien recibió al menos cinco impactos de bala.

En la mitad de la polvorienta carretera quedó tendido sin vida el cuerpo de la víctima, hasta donde también tuvieron que arribar miembros de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) para practicar la inspección y el levantamiento del cuerpo.

Aunque unidades de la Mecuc y la Sijín quisieron evitar que este medio conociera lo sucedido, algunas personas de esa población señalaron que Camargo estuvo con su hermana la tarde del domingo y posteriormente recibió una llamada y salió de su casa a cumplir una cita, por lo que desde ese momento no supieron más noticias de él.

Al parecer, a la víctima le robaron una motocicleta y un celular, por lo que las autoridades avanzan en las pesquisas del hecho.

Extraoficialmente se conoció que Camargo había tenido un problema hace aproximadamente dos semanas, por lo que no se descarta cualquier hipótesis.

Los crímenes
Con el reciente homicidio, El Dave completa diez crímenes en lo corrido de este año. Aunque cada vez se aumenta más la estadística mortal, las autoridades no encuentran una concreta hipótesis de estos hechos, sino que simplemente se limitan a decir que se debe a una confrontación entre la banda criminal Los Rastrojos y el Ejército de Liberación Nacional (Eln), lo que para muchos resulta algo poco de creer.

Sin embargo, hasta el momento no se han registrado capturas relacionadas con los asesinatos en esta vereda, la Policía solo sindica a los cabecillas de Los Rastrojos que van cayendo, pero sin entrar en detalles de los hechos.

No obstante, la Policía y el Ejército han golpeado a la estructura de Los Rastrojos en Puerto Santander, pero continúan los hechos de violencia, así como las extorsiones y la alteración del orden público.

El 20 de septiembre fue hallado el cadáver de Yoel Antonio Altuve Carrizo, quien tenía varios días de haber sido baleado y estaba en estado de descomposición.

Los familiares le perdieron el rastro cuando salió de su casa el lunes 14 de septiembre, al parecer, a cumplir una cita que presuntos guerrilleros del Eln le pusieron en territorio venezolano. Luego se enteraron de su muerte.

El 17 de marzo en esa vereda fue asesinado Neiber Jesús Camargo Quintero, ‘Piraña’, quien recibió 4 impactos de bala. Según se conoció, la víctima llegó a su casa a las 9:00 de la mañana, se cambió de ropa y volvió a salir sin decirles a sus seres queridos para dónde iba y posteriormente se conoció la noticia.

Para el 9 de julio, Luz Amparo Acevedo Gélvez y su hijo César Augusto Pérez Acevedo, quienes eran conocidos en el lugar por vender comida, aparecieron muertos cerca uno del otro. Horas después del doble homicidio, se registraron enfrentamientos entre Los Rastrojos y el Eln.

Bastaron unos minutos después de que cesaron las ráfagas de fusil y las  explosiones, para que la Policía Metropolitana de Cúcuta fuera alertada del hallazgo del cadáver de Omar José Osorio Barrios.

El 11 de julio, ocurrió el crimen de Reyes Antonio Guerrero Romero, de 39 años, quien fue asesinado de varios impactos de bala, cuando salió de una finca de la que era administrador.

Para el 16 de agosto, hallaron los cuerpos de Carlos Alberto Uribe Márquez y su amigo Auden Gélvez Mandón.

Image
La opinión
La Opinión