Escuchar este artículo

La separación, detonante de crimen en Cúcuta

Sábado, 17 de Marzo de 2018
Más detalles del caso en que un hombre mató a su esposa.

Veinticinco minutos después de que José del Carmen Alsina Quintero, asesinara a su esposa de un disparo en la cabeza, se entregó ante la Fiscalía, en las instalaciones de la Unidad de Reacción Inmediata (URI).

Aún en estado de shock y con el revólver que utilizó para dispararle a la enfermera Gloria Álvarez Ramírez, de 38 años,  el agresor confesó el crimen y se dispuso al procedimiento de judicialización por parte de  las autoridades.

Según se conoció, momentos previos a su entrega, Alsina llamó a una de sus hermanas para contarle que mató a su esposa y para despedirse porque, al parecer, pretendía suicidarse.

Sin embargo, la familiar, en medio de lágrimas le suplicó que no acabara con su vida, para evitar un dolor más fuerte a sus parientes.

El hecho

El lamentable suceso ocurrió ayer, a las 6:50 de la mañana, en una casa ubicada en la urbanización Villa Camila.

Según se conoció, Alsina sacó sus perros a pasear luego de iniciar una discusión con su esposa. Aproximadamente a las 6:30 de la mañana regresó, pero la pelea continuó y se alteraron los ánimos.

Presuntamente, Gloria y José del Carmen mantenían, de tiempo atrás, fuertes discusiones por temas pasionales. Al parecer,  la mujer siempre le pedía que se fuera de la casa, porque ya no quería continuar con la relación sentimental.

En esta misma petición le insistió ayer la enfermera, además de que “la dejara sola, porque no soportaba seguir viviendo con él, y que ahora se iría con otro hombre”, indicó uno de los investigadores del caso.

En ese momento, el agresor no dudó en sacar el revólver y dispararle en dos oportunidades, logrando impactarla una vez en la cabeza, que finalmente le costó la vida.

A pesar de que la Policía trasladó a Álvarez a la clínica Medical Duarte, los médicos no pudieron hacer nada por su vida.

Mensajes

Las compañeras de trabajo de Gloria sospecharon que algo malo le había pasado, al notar que después de las 7:00 de la mañana la enfermera no llegaba a recibir su turno.

“Extrañaremos de ella los turnos en los que bailaba, jugaba, cantaba y reía muchísimo”, escribió una de ellas en la red social Facebook.

Otra enfermera dejó un mensaje cargado de dolor.  “Siempre saber de ti me alegraba el día. Hoy al enterarme lo que le hicieron me dolió el corazón. Es triste, pero es real, ya no estás aquí en la tierra, ni en la unidad (lugar de trabajo). Te vas a un viaje sin regreso”, escribió Victoria Suárez.

El agresor

Alsina Quintero trabajaba como reconocedor predial en el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac).

Algunos compañeros de trabajo de José del Carmen aseguraron que a pesar de conocer los problemas que él tenía con su esposa, el jueves estuvo tranquilo, y los sorprendió que cometiera el crimen.

Al cierre de esta edición, los funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) adelantaban las pesquisas de rigor para establecer si la Fiscalía presentará al detenido por el delito de homicidio agravado o feminicidio.

Sin embargo, sí será imputado por porte ilegal de armas, ya que el revólver que utilizó no tenía permiso para porte.

Image
La opinión
La Opinión