Escuchar este artículo

La víctima habló con sus asesinos

Lunes, 27 de Julio de 2020
En varias cámaras de seguridad, quedó grabado el hecho y los sicarios.

Ayer, las detonaciones de más de diez disparos alertaron a los vecinos de la avenida 16 con calle 8 del barrio San Miguel.

Eran las 3 de la tarde cuando al lado del parque Los Aburridos fue asesinado Juan David Vargas Peñaranda, alias Porras.

En medio de las rigurosas pesquisas que adelantaban miembros de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) para establecer los móviles del hecho, un oficial de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) tuvo que obligar a un grupo de curiosos a que se retirara del lugar, pero pocos minutos después volvió la aglomeración, pese a las medidas obligatorias de distanciamiento por el coronavirus.

¿Qué pasó?

En varias cámaras de seguridad, quedó grabado el hecho y los sicarios, por lo que los investigadores judiciales recopilaron el material para avanzar en las pesquisas.

Según se conoció, Vargas, quien se movilizaba en una moto Yamaha FZ, modelo 2021, estuvo conversando con dos hombres, uno con casco, tapabocas y camisa negra que iba manejando una moto  Kawasaki. Estaba acompañado de otro sin casco y camisa azul clara, que posteriormente disparó a Porras.

Lea También: La muerte asustó en Aniversario II

“Cuando le empezaron a disparar él arrancó en la moto, pero se estrelló contra el andén y cayó muerto. Al parecer, se le llevaron un maletín”, dijo una fuente judicial.

Prisión domiciliaria

 Juan David Vargas Peñaranda.

Vargas Peñaranda, fue capturado en enero de este año en el barrio 13 de Marzo, portando una pistola calibre 9 milímetros, un proveedor y diez cartuchos, Por eso, un juez decidió darle el beneficio de casa por cárcel.

En ese instante, se conoció que la pistola Jericó, que le incautaron a Vargas Peñaranda, era analizada rigurosamente para establecer si estaba involucrada en algún homicidio. “Estábamos indagando sobre el homicidio del vigilante Jhonatan León Solano, de la empresa Eagle, mientras prestaba sus servicios en la estación de servicios Terpel, en el anillo vial oriental, de Villa del Rosario”, dijo un investigador policial.

Este crimen se remonta a mediados de octubre de 2017, cuando un hombre que se bajó de una motocicleta venezolana Kawasaki KLR, negro y verde, atacó a balazos al vigilante, hasta acabar con su vida, en presencia de los clientes de la estación.

Otro crimen, por el que analizaban el arma, fue el de José Nicolás Peñaranda Gene, de 22 años, en agosto de 2019, en la ferretería Ferromateriales La Tercera.

Image
La opinión
La Opinión