Escuchar este artículo

Le apuntaron y dispararon por una ventana

Jueves, 21 de Mayo de 2020
En medio de los disparos resultaron heridas dos mujeres y un hombre. 

Dos hombres llegaron con el propósito de asesinar a Eduardo Andrés Rincón y lo lograron. Eran las 12:10 de la madrugada de ayer cuando una ráfaga de tiros se escuchó en la avenida 18B con calle 25 del barrio Santander. El plan fue tocar la ventana de su habitación y una vez abrió lo atacaron a bala. 

En medio de los disparos resultaron heridas dos mujeres y un hombre, todos sin gravedad, que estaban adentro. La víctima, de 43 años, murió de inmediato.

“Ya estábamos durmiendo. Oímos los tiros, pero no salimos. Fue hasta cuando la Policía llegó que nos asomamos y supimos que era él”, dijo una familiar de la víctima. 

Vea También: Los bajaron de la moto a tiros

Cuando la Policía llegó trasladaron a los heridos a un centro de salud y fueron identificados como Jorglys Hirasmy Torres Márquez, de 33 años; Briceany Muñoz Mendoza Molina, de 20 y Ricardo Andrés Alba Botello, de 28. 

Un capturado

La rápida reacción de las patrullas de la Policía Metropolitana les permitió conocer las características de uno de los sujetos que participó en el hecho y lo arrestaron.

“El sujeto ingresó a una vivienda y se escondió y allá llegó la patrulla a capturarlo”, dijo una fuente.

Este medio conoció que Leonardo Andrés Zárate Orejuela, de 29 años, era presentado ayer ante un juez y se definía si lo enviaban a la cárcel por este crimen. 

Más de la víctima 

Familiares de Rincón aseguraron que de cariño le decían Soco y lamentaron que nunca pudo dejar el consumo de drogas.

“Desde joven era consumidor. Era el único hijo y su mamá había fallecido y la casa le quedó a él. Nunca logró rehabilitarse”, se lamentó otra familiar.

Rincón era padre de dos hijas, de 18 y 25 años. 

Según la Policía, a Rincón le figuraban 19 registros por anotaciones y antecedentes judiciales entre los que mencionaron hurto calificado, tráfico de estupefacientes, daño en bien ajeno, violencia intrafamiliar, amenazas, lesiones, estafa e inasistencia alimentaria. 

La Policía investiga el caso.

Image
La opinión
La Opinión