Escuchar este artículo

Le hizo una pregunta a su víctima y la mató

Viernes, 31 de Agosto de 2018
El hombre, que era un cobrador, recibió cinco disparos.

La detonación de cinco disparos alteró este viernes la tranquilidad de los vecinos del barrio Virgilio Barco, cuando algunos apenas salían de sus casas a trabajar. El hecho fue el presagio de un nuevo asesinato en Cúcuta.

En la calle 29 con avenida primera fue asesinado a balazos Imbriam Joel Manrique Acuña, de 25 años, quien llegó en una motocicleta a pedirle prestado un casco de protección a uno de sus amigos que vive en el lugar.

Al parecer, la víctima solo alcanzó a pedirle el casco a su amigo y cuando este se regresó a la casa a buscarlo, un hombre delgado, de aspecto joven, que vestía un buzo azul, se le acercó en una motocicleta venezolana Suzuki GN (también azul) y le disparó a Manrique de manera indiscriminada hasta acabar con su vida.

La distracción

“Lo único que le preguntó es dónde quedaba la invasión y apenas Imbriam volteó, le disparó”, contó uno de los curiosos que rodeaba la escena del crimen.

Manrique cayó al piso gravemente herido, mientras el pistolero huyó del lugar sin que nadie pudiera detenerlo.

Al sitio llegaron algunos familiares de la víctima y protagonizaron escenas de dolor.

“La mamá se puso muy mal, entonces la sentamos en una silla y le dimos agua”, comentó una de las vecinas.

A pesar de que Manrique fue trasladado al menos 15 minutos después del hecho a una clínica, finalmente murió por la gravedad de las heridas. Recibió los impactos en la espalda y en el pecho.

“Acá lo conocíamos (víctima) desde niño, siempre se la pasaba con los muchachos del barrio y nos impresionó verlo así”, relató un residente.

Indagan

Miembros de la Brigada Interinstitucional contra Homicidios (Brinho) adelantaron las primeras pesquisas en el lugar y el posterior levantamiento del cadáver.

Por ahora,  verifican algunas informaciones para esclarecer los móviles del crimen e identificar al homicida.

Según se conoció, Manrique era cobrador de dinero y tenía dos hijos. La víctima vivía a pocas cuadras del lugar donde fue atacado.

Image
La opinión
La Opinión