Escuchar este artículo

Les mataron a su ser querido, les tocó huir de Cúcuta por amenazas

Por averiguar sobre el asesinato de Juan Carlos Martínez.

Para la familia de Juan Carlos Martínez, quien fue asesinado el pasado 12 de julio y su cuerpo lo encontraron en una trocha de la vereda El Palmar, de Villa del Rosario, hay frustración y tristeza, las investigaciones para encontrar a los responsables no avanzan y han sido blanco de amenazas.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


El hombre, de 37 años, no alcanzó a conocer a su primera hija, porque cuando lo secuestraron, el lunes 27 de junio, en San Antonio del Táchira (Venezuela), a pocos metros del puente internacional Simón Bolívar, su pareja sentimental tenía ocho meses de embarazo.

Él es una de las tantas víctimas que han sido encontradas muertas en los pasos informales fronterizos, evidenciando la violencia que se vive en esas zonas que son dominadas por el Eln y el Tren de Aragua.

Luego de ese trágico hecho la familia ha tenido que soportar las amenazas de gente desconocida que les dice que tienen que dejar de indagar sobre el crimen de Juan Martínez, porque podrían terminar igual (muertos).


Lea: Se escondió en la Infantería de Marina para no responder por un homicidio en Cúcuta


Las constantes amenazas obligaron a que los seres queridos de la víctima, una vez reclamaron el cadáver, se fueran de Cúcuta por temor a que los asesinaran.

“Por medidas de seguridad nos tocó salir de Cúcuta, nos amenazaron diciéndonos que si seguíamos buscando e indagando nos iban a matar, nosotros nos metimos a las trochas cuando él estaba desaparecido, queríamos que los carreteros que se la pasan a toda hora por ahí, vieran una foto de Juan Carlos y nos dijeran algo”, resaltó un familiar de la víctima.

No han tenido respuestas

En medio de las lágrimas y el dolor, un familiar de la víctima resaltó que le ha pedido tanto a las autoridades venezolanas como a las colombianas respuestas sobre el crimen, pero hasta la fecha solo reciben evasivas.


Aquí: Por otro atraco: así fue abatido el presunto asesino de dos policías en Bogotá


“En Colombia me dijeron que eso quedaba bajo investigación de la Sijín de Cúcuta y la Fiscalía, en Venezuela me pidieron el acta de defunción y otros documentos que la Fiscalía me entregó, de seguro ya archivaron el expediente”, indicó el familiar.

Lo secuestraron para asesinarlo

Juan Carlos fue encontrado el 12 de julio, pero como no tenía documentos de identidad fue registrado como un Cuerpo No Identificado (CNI), por lo que las autoridades lo trasladaron hasta Medicina Legal a la espera que aparecieran los familiares para que lo reconocieran plenamente.

La familia se enteró del hallazgo porque vieron por redes sociales las fotos del cadáver y la ropa (camisa gris, pantaloneta rosada y zapatos blancos).

“Nosotros al ver esas prendas, a excepción de la camisa, supimos que era él, por lo que fuimos hasta Medicina Legal con la cédula y otros documentos para reclamarlo”, dijo un allegado.

La familia pudo darle el último adiós a su ser querido, tras varias semanas sin saber de su paradero, desde que lo secuestraron cerca del puente internacional Simón Bolívar, que comunica a La Parada con San Antonio, en Venezuela.


Lea: A Juan Carlos Martínez lo mataron en la frontera


Según se conoció, la víctima fue secuestrada en la mañana del 27 de junio en el municipio venezolano, delante de varias de personas que transitaban por ahí.

El hecho se presentó luego de que las autoridades migratorias colombianas deportaran a Juan Carlos cuando intentaba cruzar la frontera junto con su esposa.

“La versión de la esposa (Juan Carlos) es que ellos cruzaron hacía Venezuela y a pocos metros del puente internacional, al menos ocho hombres abordaron a mi hijo, él tranquilizó a su mujer, diciéndole que los conocía, que eran de la guerrilla. Luego no se supo más de él hasta que reconocimos un cuerpo”, indicó el padre de Juan Martínez.

Extraoficialmente se conoció que el secuestro se presentó cerca de las oficinas del Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (SENIAT).

Y agregó que su hijo habló con los hombres para que no se lo llevaran, pero fue inútil, lo obligaron a montarse en una moto, desde ese día la familia no supo más nada de Juan Martínez.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Domingo, 11 de Diciembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión