Escuchar este artículo

Lo balearon dos días después de discutir con un jíbaro en Belisario

Domingo, 14 de Agosto de 2022
El ataque ocurrió el mediodía del viernes.

Una discusión previa entre un habitante del barrio Belisario y un expendedor de drogas, ocurrida el miércoles, es la única pista que tienen las autoridades para establecer los móviles del atentado contra el hombre, de 41 años, que se dio al mediodía del viernes, en ese sector de la ciudadela Juan Atalaya.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


En medio de los insultos y los reclamos por la venta de drogas en el lugar, rodeado de menores de edad, el presunto jíbaro lanzó una amenaza de muerte contra la persona que le dijo que no podía seguir haciendo de las suyas ahí.

Por eso, las autoridades están convencidas de que el pistolero que llegó hasta la calle 11 con avenida 13, de este popular sector de la ciudad, fue enviado por el vendedor de drogas.


Lea aquí: 'Arturito' fue asesinado a balazos en un taller de Prados del Este

 

Lo conocido hasta el momento, es que el hombre armado se bajó de una motocicleta marca Bera Socialista, de color negro, se paró frente a su objetivo y sacó un revólver para dispararle en varias oportunidades, desde la reja de la vivienda.

La víctima estaba acostada en un mueble, a pocos metros de la puerta, por lo que fue un blanco fácil para el agresor, que accionó su arma sin ninguna contemplación y sin pronunciar alguna palabra, impactándolo en cuatro oportunidades en las piernas y espalda.

Una de las balas le fracturó el fémur de la pierna izquierda, la misma que tenía dificultades de salud luego de sufrir un accidente cuando trabajaba como minero. Además, otro de los impactos le comprometió un pulmón, por lo que los médicos mantienen rigurosos controles para evitar que su salud empeore.

Cuando el pistolero se percató de que el hombre gravemente herido se tiró al piso, mientras se desangraba, regresó a su motocicleta y huyó de la escena del ataque.


Lea también: Detuvieron a un cura por presunto abuso sexual en Ocaña y Sibaté

 

Los familiares del baleado buscaron ayuda de inmediato y lo trasladaron a un centro médico en un taxi, donde permanece en una Unidad de Cuidados Intensivos, con un pronóstico reservado de su salud.

“Él (herido) lo único que le decía al hijo mayor era que no lo dejara dormir, porque si se dormía no se volvía a despertar”, recordó la pareja de la víctima.

Niños en la escena

El hijo menor de la víctima había estado jugando con su papá hacía cinco minutos antes de que llegara el pistolero, que dejó momentos de dolor y pánico en la vivienda, tras el ataque a balazos.

“Menos mal que el niño se acababa de levantar del mueble y se fue acostar en otro lado, sino hasta me lo hubiese matado”, dijo la mamá del menor.

Entre tanto, el hijo mayor de la víctima presenció el ataque, por lo que desde ese momento quedó en shock y refleja el trauma que le ocasionó ver a su papá baleado, tendido en el piso de la sala de la casa.

Miembros de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) adelantaron las pesquisas del ataque, para tratar de identificar al responsable.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda