Escuchar este artículo

Los familiares lo estaban buscando, sin saber que había sido asesinado en La Alejandra

Domingo, 5 de Septiembre de 2021
Parientes de Carlos Leonardo Sanez, oriundo de Venezuela, le perdieron el rastro desde febrero.

Tras varios meses de buscar respuestas sobre el paradero de Carlos Leonardo Sanez Medina su familia confirmó una trágica noticia: fue asesinado la madrugada del lunes 26 de julio, en una vía polvorienta y de piedras de la vereda La Alejandra, en El Zulia.

Los familiares de Carlos Leonardo, oriundo de Punto Fijo (Venezuela), le perdieron el rastro desde febrero cuando dejó de comunicarse con una de sus hermanas, a quien acostumbraba a llamar todas las semanas.

“Él trabajaba en una mina de carbón por los lados de La Angelita, llevaba cuatro años acá en Cúcuta y estaba cuidando a su hija y criando a dos niños más. No le gustaba conversar de sus problemas o sus cosas personales, era muy cerrado en ese sentido”, recordó una de sus hermanas.

Lea además Un pistolero en bicicleta atacó a una pareja en Pueblo Nuevo

La joven asegura que desde que supieron que algo malo había ocurrido con su familiar empezaron a llamar a los números de donde él se comunicaba, pero todos salían apagados, entonces decidieron buscarlo en donde le aseguraban que lo habían visto. Nada fue posible para ubicarlo.

“La última vez que hablamos nos aseguró que quería irse para Venezuela, pero que debía seguir trabajando para pagar una deuda”, añadió la hermana.

Los familiares buscaron en hospitales y hasta pidieron ayuda a las autoridades para saber si estaba reportado en alguna base de datos como capturado.

La mala noticia

Hace unos días, algunos de los allegados a Carlos Leonardo de 27 años buscaron a un primo que está radicado en Cúcuta y le aseguraron que el ‘Brother’, como lo llamaban,  había muerto y correspondía al hombre que no identificaron las autoridades esa mañana de julio.

“Nuestro familiar no nos avisó de inmediato porque el mismo quería comprobar eso y no darnos una noticia falsa y apenas eso ocurre nos llamó (hace tres días) y no lo podíamos creer”, dijo la hermana.

Los familiares de Carlos Leonardo llegaron a Cúcuta con la ilusión de recuperar su cuerpo y darle cristiana sepultura, pero esto no podrán hacerlo sino hasta después de 3 meses que los resultados de ADN y la plena identidad sea confirmada.

“Nosotros sabemos que es él. Lo reconocimos en las fotos y por un collar con una virgen que él tenía y por otras características. Pero ya está en el Cementerio de Cúcuta y nos resta es esperar para llevárnoslo a su tierra”, dijo la mamá.

Le puede interesar ¿Qué se sabe del caso de la menor golpeada, amordazada y asfixiada en una habitación?

Carlos Leonardo dejó una niña de 7 años, era el segundo de cuatro hermanos y su familia aseguró que aunque no saben en qué estaba involucrado durante los últimos meses, sí conocían que consumía sustancias alucinógenas. “Él nunca nos contaba nada. Nos pedía que no nos preocupáramos y por más que le preguntáramos no conversaba”, dijo la hermana.

Image
Una cita entre varios hombres terminó a balazos

El día del doble asesinato

A las 6:30 de la mañana de ese lunes, la Policía Metropolitana de Cúcuta llegó al sector La Pollera de La Alejandra tras ser avisados de que dos hombres yacían ensangrentados y sin signos de vida.

A un lado de la carretera, en una parte enmarañada quedo bocabajo el cuerpo de Jesús Alberto Sánchez Frisoli, a quien le decían Chuy, quien había sido capturado el 9 de junio de este año, por tráfico de estupefacientes en el barrio Colinas, en El Zulia, en donde presuntamente tenía su injerencia.

Lea también Álvaro Villalba salió de la casa y lo encontraron muerto al otro día

En la orilla de la carretera, hallaron a Carlos Leonardo Sanez, quien no fue identificado inmediatamente. El hombre fue atacado a golpes y le propinaron un disparo en la cabeza.

Además un tercer hombre resultó herido con arma cortopunzante y según información conocida, estaba bajo los efectos de sustancias alucinógenas.

Sobre ese hecho de sangre, una fuente judicial, aseguró que la hipótesis que mantiene es que una posible reunión entre expendedores de drogas se habría llevado a cabo en ese lugar.

Tras más de un mes de cometido el hecho, las autoridades judiciales no dan con los responsables.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
Laura Serrano

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas