Escuchar este artículo

Los mataron con tiros de escopeta en la vía a La Gabarra

Jueves, 20 de Junio de 2019
Una funeraria arribó al apartado lugar y trasladó los cadáveres desde el kilómetro 22 hasta las instalaciones del Instituto de Medicina Legal en el casco urbano de Tibú.

El camino que transitaba el conductor de una volqueta en la vía Tibú-La Gabarra, fue interrumpido por una macabra escena que lo alertó, la noche del miércoles, cuando descubrió dos cadáveres tendidos en la mitad de la carretera.

De inmediato, el chofer informó a las autoridades del hecho. Por seguridad, una funeraria arribó al apartado lugar y trasladó los cadáveres desde el kilómetro 22 hasta las instalaciones del Instituto de Medicina Legal en el casco urbano de Tibú.

En medio de la oscuridad y la soledad de la madrugada del jueves, el empleado fúnebre levantó los cuerpos, que hasta el cierre de esta edición no estaban identificados ni tampoco se tenían detalles del doble homicidio.

En el sector, donde este año han ocurrido al menos cuatro muertes, no hubo testigos ni algún indicio que puedan aportar a las investigaciones de la Policía de Norte de Santander para esclarecer los móviles ni determinar los autores del hecho.

Baleados con escopeta

En la inspección a los cadáveres se estableció que uno de los hombres recibió tres impactos de bala, en la cabeza. 

El otro cuerpo sin vida tenía heridas en el pecho, el abdomen y la espalda.

Los investigadores judiciales presumen que los homicidas atacaron a los dos hombres con escopetas.

Los identificaron

Como Marco Antonio Barrera Hernández, de 53 años, y Édgar Alfonso Tarazona Rojas, de 40, fueron identificados los hombres asesinados. Al parecer, el crimen  ocurrió por robarles una camioneta.

Los pobladores de esta zona del Catatumbo conviven con la zozobra por la proliferación de estos sangrientos hechos.

En ese sector de Norte de Santander hacen presencia Los Pelusos, el Ejército de Liberación Nacional (Eln) y disidencias de las extintas Farc, que presionan por retomar algunos territorios que fueron abandonados por la guerrilla tras el proceso de paz con el gobierno.

Image
La opinión
La Opinión