Escuchar este artículo

Los Pelaos, grabados en videos expendiendo drogas

Sábado, 8 de Septiembre de 2018
1,5 millones de pesos diarios ganaba la organización.

Con sigilo y rapidez, los miembros de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) de la Policía Metropolitana de Cúcuta capturaron a ocho miembros de una banda de microtraficantes que delinquían en los barrios Carlos Ramírez París, 28 de Febrero y Gaitán.

Trece minutos después de que un amplio grupo de uniformados emprendió la operación, la madrugada del pasado martes, Richard Ramón Beltrán Álvarez, cabecilla de la banda conocida como Los Pelaos, ya estaba en poder de las autoridades, acostado boca abajo y esposado en la sala de la casa de su papá, donde se refugiaba.

De manera simultánea, los policías arribaron a dichos barrios para arrestar a los expendedores y a los demás integrantes de esa organización.

Ellos son

Los capturados fueron identificados como Elizabeth Correa Morantes, la Negra; Flor Nereida Correa Morantes; Gustavo Adolfo Amaya López, Gomelo; Jorge Francisco Arias Álvarez, Pacho; Ángel Simón Mujica, Bello; Neftalí Ascanio Pinzón, el Tío y otro hombre que sigue vinculado a la investigación.

La Sijín conoció desde diciembre de 2017, el accionar de la banda al mando de Richard, en el barrio 28 de Febrero, a través de la denuncia de una vecina.

“Explicó que dos expendedores tenían azotado ese barrio y que Richard había intentado reclutar a su hijo menor de edad para que le vendiera droga”, aseguró una fuente judicial cercana al caso.

A través de policías de civil, la Sijín logró recopilar el material probatorio de la comercialización de pasta base de coca y bazuco de esta organización.

“El cabecilla tenía ganancias de 1,5 millones de pesos diarios”, dijo un investigador.

Un perro experto en detección de drogas descubrió una caleta enterrada que tenía Neftalí Ascanio en el patio de su casa.

Ahí le encontraron dos bolsas de pasta base de coca, por lo que fue capturado en flagrancia. 

Este hombre le entregaba la droga a Richard, a quien las autoridades ya le habían hecho cuatro allanamientos antes de su captura.

Los Pelaos llevaban delinquiendo tres años. 

Image
La opinión
La Opinión