Escuchar este artículo

Mamá e hijo murieron en impresionante accidente

Viernes, 9 de Marzo de 2018
En enero de 2018, 16 personas murieron en accidentes de tránsito en Norte de Santander.

“La imprudencia y la impericia del conductor de la motocicleta, quien transportaba a tres personas, dejó un saldo trágico”, aseguró el coronel George Quintero, comandante de la Policía de Norte de Santander, al referirse al mortal accidente de tránsito en el que murieron tres personas, entre ellas mamá e hijo.

El lamentable suceso ocurrió en la vía Filo Gringo-El Tarra, vereda 77, cuando el motorizado venezolano  Jhonaiker Antonio Alvarado Rosales transportaba a Deisy María Núñez Ramírez, a su hijo José Milciades Ramírez Núñez, de 8 meses, y a la madre de la mujer Esther Núñez.

Invadió el carril

Según las autoridades, en una maniobra peligrosa, cuando Alvarado invadió el carril contrario para adelantar un vehículo, fueron atropellados por un camión colombiano, placa AEG-069. El automotor les habría pasado por encima. 

La escena posterior al impacto fue impresionante. 

El cadáver del niño José Milciades, quedó en la mitad de los cuerpos del venezolano y de su mamá. A ella le quedó la cara destrozada, así como varias partes de su cuerpo.

Entre tanto, la abuela del menor resultó herida y fue trasladada al hospital Emiro Quintero Cañizares de Ocaña, donde hasta el cierre de esta edición recibía atención médica, bajo pronóstico reservado.

Las llevaba

Según se conoció, las dos mujeres y el menor de edad estaban esperando transporte en la carretera, por lo que Alvarado Rosales se habría ofrecido a llevarlos hasta el casco urbano de El Tarra. 

El coronel Quintero hizo un llamado a la comunidad para que se respeten las normas de tránsito y de esta manera evitar los accidentes que enlutan a las familias de esta zona del país.

Asimismo, el oficial le pidió a los inspectores de Policía de las zonas rurales del Catatumbo, para que se intensifiquen las acciones para contrarrestar los accidentes en las vías.

Otros hechos

Cabe recordar que en febrero de este año, en la vereda Pedregales de El Zulia, el motorizado Carlos Eduardo León, de 42 años, murió decapitado al ser atropellado por un carro fantasma.
 
Carlos Eduardo se movilizaba en una moto venezolana marca UM negra, placa AA1H76C, que también quedó en la escena del accidente. 

La víctima viajaba en sentido a El Zulia.

Algunas versiones sin confirmar, indicaron en ese momento que León conducía ebrio. Sin embargo, las autoridades tendrán que esclarecerlo. 

Según el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en enero de 2018, 16 personas murieron en accidentes de tránsito en Norte de Santander.

Image
La opinión
La Opinión