Escuchar este artículo

Mataron a un bogotano en San Antonio, Venezuela

Viernes, 31 de Marzo de 2017
El hecho se presentó en el sector El Trompito, en San Antonio del Táchira.

De un balazo en la cabeza fue asesinado un mecánico automotriz, en el sector El Trompito, en San Antonio del Táchira.

El crimen de John Alexander Soto Nieto, de 42 años de edad, natural de Bogotá- (Colombia), ocurrió a las 5:00  de la tarde. Según testigos, el hombre se hallaba laborando en el interior de un galpón y fue solicitado por un desconocido que lo llamó por el nombre, por lo cual este decidió salir hasta la calle, pero fue baleado mortalmente por el desconocido.

Se asegura que el homicida salió corriendo y abordó a pocos metros una motocicleta, la cual era tripulada por otro hombre, y huyeron con rumbo desconocido del sitio del suceso.

El mecánico fue auxiliado por compañeros de trabajo, quienes nada pudieron hacer para reanimarlo, pues falleció de manera instantánea.

Integrantes del  Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, fueron los encargados del levantamiento del cadáver y traslado a la morgue del Hospital Central. 

Cartel

Los homicidas, de la segunda víctima, le dejaron este cartel en el pecho.

En otros hechos, de varios balazos fue asesinado un hombre por personas aún no identificadas, quienes luego de darle muerte le dejaron un cartel en el pecho, donde lo sindican de estar vinculado a la violación de una hija, y abandonaron el cuerpo en la vía pública, en el sector Caño Tigre, en el municipio Fernández Feo, zona sur del estado Táchira.

La víctima fue identificada como Francisco Eliverio Rincón Casanova, de 36 años de edad, a quien le propinaron al menos cinco balazos en la cabeza.

El cadáver del hombre fue encontrado por transeúntes, quienes de inmediato alertaron a las autoridades policiales del macabro hallazgo.

Uniformados de la Policía del estado Táchira que se trasladaron hasta el sitio, constataron que se trataba de una persona que presentaba evidentes signos de violencia, a quien le propinaron a quemarropa varios balazos.

A la víctima, que yacía boca arriba, le fue puesto un cartel elaborado con una cartulina verde, en la que estaba escrito “Eso le pasó por violar a su misma hija, esto que le quede de ejemplo a los demás padres”.

En la escena del crimen localizaron varias conchas de balas, calibre 9 milímetros.

Detectives del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, fueron los encargados de la recolección de pruebas y fijación fotográfica del cadáver y posterior traslado a  la morgue del Hospital Central.El hombre purgó condena en el Penal del estado Lara y que tan sólo hace pocos meses recobró la libertad.

La Nación para La Opinión