Escuchar este artículo

Misterio ronda brutal muerte de electricista en Cúcuta

Sábado, 13 de Abril de 2019
La Policía halló el cadáver de Gustavo Torres con su cabeza envuelta entre un costal, en el puesto trasero del carro de su padre.

El misterio que ronda la muerte del electricista Gustavo Andrés Torres Moreno, de 25 años, es aún mayor por la crueldad como desconocidos acabaron con su vida.  

Este joven, nacido en Cúcuta, era electricista tecnólogo de la Universidad Francisco de Paula Santander, técnico del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) y estaba por terminar la carrera profesional en la Universidad de Pamplona, en la misma área. 

Su familia y compañera, residentes en el barrio Santander, están acongojados e inmersos en una infinita tristeza al desconocer los móviles de este crimen y aún más desconcertados cuando Gustavo Andrés nunca les reveló que tuviera amenazas o algún problema grave.

Lea además Otro encostalado, entre últimos 3 crímenes

El pasado viernes, a las 5:00 de la mañana, los vecinos de la calle 17 con avenida 27 del barrio Rudesindo Soto, se percataron de un Chevrolet Corsa gris, de placa AC177BE, que fue abandonado en el lugar, de manera sospechosa.

Se trataba del vehículo del papá de la víctima. El mismo en que el jueves a las 7:00 de la noche partió de su casa, sin dar mayores detalles. “Salió en el carro y dijo que ya regresaba, nada más”, recuerda el padre.

La comunidad alertó a la Policía Metropolitana de Cúcuta sobre el hallazgo del automotor para que verificaran  en su interior. 

Los policías hallaron en el puesto trasero el cadáver de Gustavo Andrés Torres con su cabeza envuelta entre un costal y con una sábana que le cubría hasta la mitad de las piernas. Torres tenía algunas puñaladas y aparentes golpes en su cuello, como si lo hubieran torturado.

Trabajaba y estudiaba

“Mi hijo trabajaba y tenía su pequeña empresa con un grupo de empleados. Le salían muchos contratos en construcciones y centros comerciales en Cúcuta y Ocaña. Ahora, tenía un contrato en la obra de Cristo Rey. Tenía muchos proyectos en su vida (…)”, señaló el padre, entre lágrimas.

Aquel jueves, luego de que Gustavo Andrés salió de su casa y las horas pasaron, su familia se afanó y lo llamaron insistentemente, pero él nunca contestó el celular. Hasta las 4:00 de la madrugada del viernes el aparato repicó, pero después lo apagaron. 

Los dos celulares que llevaba la víctima, así como los documentos personales le fueron robados por sus verdugos. 

Le puede interesar Dos muertos en menos de 24 horas en Cúcuta

“Hacia las 9:00 de la mañana (viernes), un policía llegó hasta nuestra casa para darnos la noticia y a pedirnos que nos dirigiéramos a Medicina Legal. Por ahora, las autoridades no nos han dicho nada sobre los móviles”, agregó otro pariente.

Torres Moreno era el segundo de dos hermanos y dejó una hija de 15 meses de nacida. Era amante de montar en bicicleta y en las noches le  gustaba salir con un grupo de amigos a ciclopaseos.

Hasta este domingo, ningún conocido o amigo de la familia dijo haberlo visto esa noche en el barrio.

La Brigada Interinstitucional Contra homicidios (Brinho) está al frente de las investigaciones por este caso.

Las honras fúnebres se cumplen en la que fue su residencia.

Image
La opinión
La Opinión