Escuchar este artículo

Mujer muere al chocar contra otra moto en Tibú

Lunes, 30 de Mayo de 2022
La familia vive otro drama con la entrega del cuerpo. Tuvieron que viajar a Cúcuta para que les hicieran la inspección técnica

Cansado por la falta de sueño e invadido por la tristeza se encontraba el compañero sentimental de Yurley Vanessa Martínez Bolaño, ayer, en las instalaciones de la seccional de Tránsito y Transporte de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc). La joven falleció el sábado en un accidente de tránsito en Tibú.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


En sus palabras entrecortadas y mirada perdida, mientras recordaba los últimos momentos que había pasado con ella, era inevitable notar el duelo que atravesaba, pues la joven de 17 años, había vivido con él en los últimos dos años.

La adolescente fue la única víctima fatal del accidente. Según la versión de sus familiares, Yurley Vanessa salió en su motocicleta para hacer una diligencia y cuando ya volvía a su hogar colisionó con otra moto.

“Lo que dijeron unos testigos es que ella (víctima) estaba en su carril y la otra moto que iba en sentido contrario, al parecer invadió el carril y chocaron. Los dos conductores fueron trasladados al hospital, pero Yurley ya estaba en una condición crítica”, dijo con tristeza su pareja.

El accidente se registró a las 4:30 de la tarde y ella murió minutos después en el centro asistencial. Cuando los familiares pensaban que el escenario no podía ser peor, al poco tiempo les avisaron que tenían que trasladarse a Cúcuta donde cursaría la investigación y las diligencias de levantamiento.


Conozca: Tensión en El Pórtico, cuatro hombres hostigaron cerca de la Brigada 30


 

Image
En el pavimento quedaron rastros de las motocicletas que colisionaron.
Un tedioso trámite

“Estuvimos un tiempo en el hospital y al rato llegó una funeraria, pero como todavía no estaba el reporte ni estudio del accidente, fuimos a buscar al inspector de Policía, quien, según me dijeron, es quien debería encargarse de esos procedimientos en el municipio.  Pero en las dos veces que lo buscamos, nos dijo que él no podía hacerlo porque estaba ocupado”, explicó el familiar.

El allegado tuvo que partir con el cuerpo de Yurley Vanessa en un carro fúnebre, a las 9:30 de la noche, desde Tibú a Cúcuta al ver que ninguna institución haría la inspección técnica. A la capital nortesantandereana llegó a las 2:00 de la mañana, siendo atendido hasta la mañana de ayer.

“Estoy cansado, no me parece justo que tenga que viajar hasta tan lejos porque no hayan querido hacer ese trámite. Uno es campesino y como no entiende de leyes, lo ponen a sufrir de esa forma. Espero que al menos aquí no demore el levantamiento”, explicó.


También lea: Adelantar por la derecha le costó vida a un motociclista


Una fuente judicial explicó que en las jurisdicciones donde no hay seccional de Policía de Tránsito y Transportes, quien es la institución generalmente encargada de atender los hechos de un accidente, el inspector de Policía podría actuar como agente de Tránsito.

“En el artículo 3 de la ley 769 de 2002 está especificado su responsabilidad en el caso. El problema de esa situación de demorar el proceso de levantamiento, es que la familia tiene que gastar más tiempo y dinero en poder darle una sepultura a su ser querido, además no es lo mismo hacer una inspección en Cúcuta que en el lugar donde fue el hecho”, explicó.

La Opinión intentó comunicarse mediante llamadas con el inspector de Policía de Tibú y su secretaria, pero no fue posible obtener una respuesta.

‘Estaba empezando a vivir’

La pareja sentimental de Martínez Bolaño aseguró que la joven era una persona calmada, noble y muy joven que tenía un largo camino por recorrer.

“Su mamá está devastada, así como todos. Fue algo muy inesperado y pues todavía tenía tantas cosas por hacer. No merecía partir tan pronto, una mujer muy querida”, dijo con tristeza el familiar.

La joven, según el allegado, estaba dedicada a labores en el hogar, mientras él trabajaba en una planta. Ambos vivían solos y no tuvieron hijos.

Al cierre de esta edición, su pareja todavía estaba haciendo las diligencias legales para tener la autorización y trasladar el cuerpo a Tibú donde planean hacer el sepelio y las honras fúnebres.


Además lea: Mataron a un vigilante informal en Alfonso Gómez


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda