Escuchar este artículo

Murió cinco días después de recibir un balazo

Domingo, 15 de Mayo de 2022
El hombre estuvo en la UCI, pero falleció. Era un habitante de calle.

Juan Carlos Navas Pereira luchó por su vida durante cinco días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario Erasmo Meoz (HUEM), luego de que un desconocido le disparara cuando caminaba por un sector del canal Bogotá que pasa por detrás de un galpón de Cenabastos.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Lo poco que han logrado establecer las autoridades sobre el hecho, es que hace una semana, el domingo 8 de mayo, a las 8:00 de la mañana, varias personas que normalmente transitan por ese sector, se encontraron a Juan Carlos herido con un disparo en la cadera y de inmediato avisaron a la Policía Metropolitana de Cúcuta, que luego de varios minutos llegan al sitio y trasladaron a la víctima a un centro asistencial.

Juan Carlos Navas durante los días que estuvo recluido en el hospital, fue sometido a tratamientos médicos y cirugías, sin embargo, no hubo una buena respuesta de su cuerpo y falleció el viernes.

El hombre trabajaba como reciclador y acorde a las autoridades, era un habitante de calle que transitaba normalmente por el sector donde fue hallado.


Conozca: Quema de taxis en Cúcuta, ¿una presión para el pago de extorsiones?


Rumores y teorías

Varias personas que se mueven por el lugar en donde sucedió el hecho, le contaron a La Opinión que no conocían al hombre que fue baleado y luego murió.

“Si escuché rumores de eso, que apareció ahí cerca al canal herido, no sabía que se había muerto. Es que en el lugar donde lo encontraron es por una trocha al lado de un parqueadero, por ese sector solo entran habitantes de calle o gente que transporta frutas o verduras en una carreta”, dijo un hombre que trabaja cerca del lugar.

Al entrar en ese camino de tierra, rodeado de maleza y repleto de insectos, que colinda con un canal de aguas negras, después de cien metros, está un pequeño puente de madera que se alza sobre otro caño, según uno de los pobladores que a diario transcurre por ese sector, en ese lugar estaba Juan Carlos, cuando lo hallaron herido.

“El lugar no podría decirse que es peligroso, pero hay que entrar con cuidado, en ocasiones he visto a varios habitantes de calle reunidos ahí, a veces están comiendo o hablando, pero también los he visto drogarse o pelear. El joven no sé con exactitud quien era, porque el flujo de personas es constante en este tramo”, dijo una vendedora ambulante.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda