Escuchar este artículo

Nueve días después de haber sido apuñalado, murió

Martes, 10 de Noviembre de 2020
El hecho ocurrió la tarde del 31 de octubre en la ribera del río Zulia.

La peculiar celebración de Halloween en el río Zulia se tiñó de sangre y muerte. En la ribera del río, debajo del puente Mariano Ospina Pérez, se inició la historia mortal de David Enrique Freites García, de 30 años.

Los zulianos asentados en esta zona, apenas terminaban de almorzar y trataban de amenizar con los niños que frecuentan este sector para la celebración del Halloween, cuando de repente, vieron que desde la parte boscosa de la orilla del río, venía caminando mal herido Freites, quejándose tras recibir al menos siete puñaladas.

Poco a poco los pasos se hicieron más lentos, en medio de las piedras, hasta que la víctima no aguantó más y tuvo que buscar refugió en una vivienda cercana.

“Tenía una herida profunda en el cuello y como otras seis en la espalda. Botaba mucha sangre y cada vez que medio hablaba algo, le salía con más fuerza”, dijo una vecina del lugar.

Los vecinos del lugar de inmediato alertaron a la Policía Metropolitana de Cúcuta para que verificaran lo que había sucedido, pero según se conoció, una patrulla tardó al menos una hora en llegar al sitio.

“Ese señor estaba muy mal y nadie nos ayudaba, hasta la ambulancia se demoró”, explicó un testigo del hecho.

Lea aquí: Deslizamiento mortal en Pamplonita

En medio del pánico y de la angustia de los pobladores de la zona, uno de ellos presionó algunas heridas para evitar que siguiera perdiendo abundante sangre, por lo que Freites resistió hasta que por fin lo trasladaron al Hospital Juan Luis Londoño, de El Zulia, desde donde fue remitido al Hospital Universitario Erasmo Meoz, en Cúcuta, donde finalmente murió el lunes.

Miembros de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) practicaron la inspección y el levantamiento del cadáver en el centro médico.

Los sospechosos

Tres hombres y una mujer, son los principales sospechosos de atacar de manera indiscriminada a la víctima, ya que fueron observados cuando salían del lugar con afán.

“La mujer es morena y de cabello churco. Uno de los hombres es moreno y tiene el pelo pintado de amarillo”, recordó un testigo.

Momentos después de que los cuatro presuntos agresores salieron del balneario, fue que llegó Freites García pidiendo ayuda.

Al parecer, el ataque se produjo en medio del robo de las pertenencias de la víctima. Sin embargo, Freites, oriundo de Venezuela, tenía un celular.

“Él (Freites) dijo que se acostó ahí, cuando sintió que llegaron a apuñalarlo y hubo un forcejeo”, aseguró un testigo.

Según se conoció, la víctima llevaba dos días trabajando en los alrededores de la Terminal de Transportes de Cúcuta.

Brujería

Según se conoció, el mismo lugar donde fue atacado Freites García, es utilizado frecuentemente por personas que llegan a hacer ritos de santería.

“Se ven personas que llegan a sacrificar animales y se bañan con esa sangre y luego se meten al río”, dijo un testigo de estos hechos.

Además, aseguró que constantemente les han pedido ayuda a la Policía y hasta la Alcaldía de El Zulia, para evitar que esto siga sucediendo, pero no hay ninguna solución.

En este lugar es común encontrar recipientes llenos con hoja de tabaco y algunas otras sustancias, utilizadas por estas personas que practican este tipo de ritos.

 

Image
La opinión
La Opinión