Escuchar este artículo

Once meses sin rastros de los asesinos de un mecánico en La Ínsula

Emel Antonio Arévalo Santander recibió dos impactos de bala.

Mañana se cumplen once meses del asesinato del mecánico Emel Antonio Arévalo Santander, sin que las autoridades tengan avances de la investigación y de las pistas que dejó el homicida en la escena del crimen.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


El hecho ocurrió el 25 de octubre del año pasado, en un taller sobre la avenida 6 con calle 0B, del barrio La Ínsula, cuando la víctima intervino en un presunto fleteo que le iban a cometer al conductor de un camión.

Arévalo se percató del robo de 2.5 millones de pesos del que fue víctima el camionero y de inmediato reaccionó, lanzándole un repuesto de carro que en ese momento tenía en sus manos al atracador, lo que desató la ira del agresor, quien no dudó en dispararle.


Lea aquí: El enredo que llevó a la captura de seis policías en Cúcuta


El elemento golpeó el casco que el motorizado llevaba puesto y el impacto fue tan fuerte, que tumbó al piso al delincuente. Ante eso, la primera reacción del pistolero fue accionar su arma dos veces en el pecho a Emel Antonio, y al conductor, en la pierna izquierda.

El estremecedor sonido de la pistola dejó a todas las personas, que en ese momento se encontraban en el lugar, paralizadas, dándoles oportunidad a los atracadores para que escaparan.
 
Arévalo Santander, de 41 años, cayó agonizante al piso y fue auxiliado por sus compañeros y amigos que lo llevaron rápidamente hasta el Hospital Universitario Erasmo Meoz, donde finalmente murió.

El pistolero que acabó con la vida del mecánico dejó abandonada la motocicleta en la que se movilizaba y, al parecer, huyó junto con su cómplice en otra moto, sin poder robarse el dinero que había retirado el conductor del vehículo de carga, minutos antes.

Image
homicidio
 
El reclamo

“Parece que hubieran matado a un perro. Las autoridades no nos han dicho absolutamente nada, ni siquiera teniendo una motocicleta de placas colombianas que fue abandonada en el lugar, han dado resultados”, dijo un familiar de Emel Arévalo.

Los dolientes insisten en que la pérdida de su ser querido los invadió de tristeza y resignación, al recordar las cualidades que tenía Emel, quien se destacó por ser un reconocido mecánico electricista, trabajador, honesto y muy dedicado a su familia.

Arévalo dejó un hijo de 15 años, por el que se esmeraba día tras día, en su labor como mecánico para sacarlo adelante.

 
Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion
Image
La opinión
La Opinión
Sábado, 24 de Septiembre de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión