Escuchar este artículo

‘Pedro Toyota’, un capítulo desconocido en la historia paramilitar de Norte de Santander

Sábado, 9 de Abril de 2016
Testimonio de 4 exparamilitares dejan entrever la cercanía que Pedro Barriga tuvo con las Auc en el departamento.

En la historia paramilitar de Norte de Santander existe un alias que, si bien ha sido mencionado varias veces por desmovilizados que hoy hacen parte de Justicia y Paz, las autoridades no han querido investigar y parecieran negarse a dejar que los procesos en su contra avancen: Pedro Toyota.

Desde que el Bloque Catatumbo de las Autodefensas Unidas de Colombia (Auc) se desmovilizó, el 10 de diciembre de 2004, cuatro exparamilitares han mencionado en sus declaraciones el alias de Pedro Toyota, a quien señalan de haber sido uno de sus colaboradores más activos, al punto de haberse valido de sus servicios para mover pasta base de coca desde Tibú y ordenar algunos homicidios.

La Opinión tuvo acceso exclusivo a las declaraciones que estos desmovilizados han hecho ante la Fiscalía, y en las que Julio César Arce Graciano, alias ZC, aparece como el primero en mencionarlo, el 24 de junio de 2011, en una diligencia dentro del proceso que se sigue en su contra en el marco de su postulación a la Ley de Justicia y Paz.

Ese día, desde Medellín, ZC dijo que Pedro Toyota había llegado una vez hasta donde él estaba en compañía de alias Mauro (José Bernardo Lozada Artuz, excomandante en Tibú), en dos camionetas muy lujosas y con un señor amarrado al que quería que los ‘paras’ mataran porque se había robado una plata que las Auc le habían dado para que comprara un helicóptero.

“(…) nos llevó a un man en una camioneta porque había quedado mal con la compra de un helicóptero que iban a traer de Venezuela. El que lo llevó se llama Pedro Barriga”, dijo en aquel entonces ZC, develando que Pedro Toyota sí tenía un nombre. Ese Pedro Barriga que mencionó ZC en su declaración, es el hermano del exsenador por el Partido Conservador, Carlos Emiro Barriga Peñaranda.

Arce Graciano fue más allá de ese primer señalamiento y dijo ante la Fiscalía que “Mauro me comentó que ese señor se llamaba Pedro Barriga y le decían ‘Peter’, que era el dueño de Puerto Santander y traía a ese man para que nosotros lo matáramos o lo tuviéramos ahí”.

Aquel día, en el que Pedro Barriga llevó al que les había quedado mal a los ‘paras’ con la compra del helicóptero, ZC tenía una reunión en Banco de Arena con los comerciantes de la zona.  

Sin embargo, antes de asistir a dicha reunión, fue testigo de la forma en que Barriga llevó al misterioso hombre amarrado del que hasta ese momento no se sabía su nombre, solo su alias.

“Llegaron las camionetas y bajaron a un señor alto, delgado, de unos 30 a 35 años. Se bajó el señor Barriga y se saludó con ‘Mauro’. Inclusive ‘Mauro’ me dijo que él ya le había hecho un favor por los lados del 80, por donde se sale a Venezuela, aunque no sé qué favor era. Al man le decían Wicho (el que llevaban amarrado). De eso le puede hablar Pedro Fronteras (Jorge Iván Laverde Zapata, alias El Iguano) porque él me dijo a mí que estuvo cuadrando la cuestión del helicóptero y que ‘Mauro’ no sabía nada”, recordó ante la Fiscalía ZC.

Menos de 4 meses después de que Arce Graciano entregara esa declaración a la Fiscalía, le llegaba el turno a Edilfredo Esquivel Ruiz (El Osito) de pronunciarse sobre lo que sabía de Pedro Toyota y su relación con las Auc.

El 3 de octubre de 2011, en la cárcel de Cúcuta, donde estaba recluido, El Osito le dijo a la Fiscalía que había conocido a Pedro Toyota en el 2004 en Puerto Santander, cuando se desempeñaba como comandante de los paramilitares urbanos que hacían presencia en dicho municipio fronterizo.

En ese momento, El Osito manifestó que Pedro Toyota “tiene una finca por los lados de Puerto Santander, por los lados de Guaramito; él también trabaja con droga, pues cuando yo trabajaba como urbano en Tibú, escolté varios cargamentos de base de coca que eran de este señor; me dicen que es una persona muy conocida en Cúcuta y que está comprometida con la muerte del señor Campo Elías Galvis Rodríguez, alias Pacho, ocurrida en el mes de septiembre de 2004 entre San Faustino y Guaramito”.

Alias Pacho, al que se refiere El Osito, era el jefe financiero y político de las Auc en Cúcuta. Según su versión, este paramilitar fue asesinado por las Auc por informaciones suministradas por Pedro Toyota.

“La información fue que Pacho estaba quitándole dinero a un amigo de él (Pedro Toyota) y para esa fecha estaba prohibido el cobro de cualquier dinero por parte de la organización; cabe decir que este señor (Pedro Toyota) era muy allegado al comandante Gato (Enrique Rojas) y a Pedro Fronteras (otro de los alias con los que era conocido El Iguano), ya que colaboraba financieramente con las autodefensas; también era muy amigo de alias Jorge, hermano de ‘Gato’”, señaló El Osito.

Esquivel Ruiz, uno de los máximos perpetradores del Bloque Catatumbo en Norte de Santander y conocedor como pocos de los negocios de droga que las Auc realizaron en el departamento entre 1999 y 2004, también dijo en octubre de 2011 a la Fiscalía que Pedro Toyota tenía un laboratorio para el procesamiento de cocaína por los lados de Banco de Arena.

“Pedro Toyota era uno de los grandes colaboradores que tenían las Autodefensas en Norte de Santander; al principio cuando llegaron las Auc él era el encargado de sacar los cargamentos de droga de Puerto Santander a Venezuela; posteriormente comenzó a sacar droga, pero ya de su propiedad”, enfatizó El Osito.

Desde el 2011 y hasta mediados de 2013, los señalamientos hechos por ZC y El Osito no surtieron ningún efecto en la Fiscalía.

Fue en mayo de 2013 que, tras lo dicho por estos dos exparamilitares, se decidió, por fin, hacer una compulsa ante la justicia ordinaria. Para ello, en un oficio de la Fiscalía que conoció La Opinión, se le pidió a Adriana Marcela Lenis Salazar, coordinadora del Grupo de Lofoscopia de la Fiscalía General de la Nación, la tarjeta decadactilar de la persona mencionada como ‘Pedro Toyota’ o ‘Pedro Barriga’ en las entrevistas rendidas por Edilfredo Esquivel Ruiz (El Osito) y Julio César Arce Graciano (ZC), ‘quien lo menciona con nombres propios y completos’.

Ese mismo 2013, el 26 de junio, se tomó declaración a José Bernardo Lozada Artuz, alias Mauro, excomandante de las Autodefensas Unidas de Colombia en Tibú. El motivo era saber lo que había ocurrido con el homicidio de una persona protegida (alias Wicho), que le había sido entregada por ‘Pedro Toyota’, según lo declarado por ZC dos años atrás.

‘Mauro’ contó a la Fiscalía que el día de la ‘reunión’ en la que le llevaron a ‘Wicho’, la misma que ZC menciona en su relato, la única intención con él era cobrarle 1.200 millones de pesos que Omar Quintero (un colaborador de las Auc en Cúcuta) le había dado para que comprara un helicóptero en Venezuela. La orden de reunirse con Quintero, ‘Wicho’ y ‘Pedro Toyota’, la había recibido de ‘Camilo’ (Armando Alberto Pérez Betancourt, entonces comandante del Bloque Catatumbo).

‘Mauro’ también dijo que ese día ‘Wicho’ había manifestado que la plata se la habían robado y que la única forma que tenía de reponerla era entregando unas casas de cambio y otras cosas que tenía en Cúcuta. Una vez acordaron que las Auc le recibirían esas cosas a ‘Wicho’ como dación de pago por la deuda que tenía con ellos, Quintero, Jorge Rojas (hermano del comandante ‘Gato’) y otras dos personas que andaban con ellos, una de las cuales ‘le decían Pedro Barriga o Toyota’, se regresaron para Cúcuta. De la suerte de ‘Wicho’, sin embargo, ‘Mauro’ manifestó no tener conocimiento.

Un año y medio más tarde, el 6 octubre de 2014, Jorge Iván Laverde Zapata, El Iguano, excomandante del Frente Fronteras, fue entrevistado en las oficinas del Grupo Satélite de Investigaciones del Bloque Catatumbo de la Fiscalía, ubicadas en el Hotel Tonchalá, con el ánimo de conocer la participación o no de Pedro Luis Barriga Peñaranda (ahora sí identificado con su nombre completo) al interior de las filas paramilitares que operaron en Norte de Santander.

En esa diligencia, ante la pregunta de la Fiscalía sobre qué información tenía referente a los señores Pedro Luis Barriga Peñaranda y Rafael Barriga Peñaranda (ambos hermanos del exsenador Carlos Barriga), El Iguano respondió: Distingo al señor Barriga, no sé si es el mismo del que me están hablando, porque tenía fincas en Puerto Santander; si es el hermano del senador (Carlos Barriga) al cual se refiere, esa familia tiene fincas en las zonas que eran controladas por nosotros, por lo tanto tenían que pagar la vacuna”.

Sobre la suerte que corrió ‘Wicho’ después de la reunión con ‘Mauro’, en la que le reclamaban por no haber comprado el helicóptero con la plata que le habían dado las Auc, El Iguano afirmó que, contrario a lo dicho por los otros tres desmovilizados (ZC, El Osito, Mauro), el helicóptero sí se entregó, solo que un año antes, en el 2003.

“El  helicóptero sí se entregó, pero en el año 2003. Me lo entregó directamente Pedro Burgos, un narcotraficante de la zona que nos pagaba impuesto y que se la pasaba con ‘Wicho’; (…) el helicóptero lo guardamos en unos potreros que limitan con Venezuela, en la finca de los señores Barriga; se guardó por 8 días. Era un Bell-12 rojo con blanco; se paró en esa finca 8 días mientras se le hacían unas reparaciones y se lo mandé a Rodrigo Doble Cero (Carlos Mauricio García) a Antioquia; él mismo mandó un piloto por él”, señaló El Iguano.

El año pasado, el 30 de julio, El Osito, una vez más, volvió a ratificar los señalamientos en contra de Barriga, de quien no tiene duda de que es el mismo Pedro Toyota.

Ese día, ante la pregunta del fiscal que adelantaba la diligencia, ¿usted sabe quién es Pedro Barriga?, la respuesta de El Osito fue tajante: es el mismo ‘Pedro Toyota’.

Image
Jhon Jairo Jácome Ramírez

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas