Escuchar este artículo

‘Peluso’ fue condenado a cuatro años de prisión por preacuerdo con Fiscalía

Jueves, 21 de Septiembre de 2017
Freymer Torrado fue detenido por la Policía de Norte de Santander, el pasado 16 de enero en Tibú.

Freymer Torrado Arévalo, ‘Alex’, aceptó ser miembro de la organización delincuencial Los Pelusos, encargado del tráfico de armas, la comisión de homicidios y el transporte de petróleo robado. 

Torrado Arévalo firmó un preacuerdo con la Fiscalía que consistió en aceptar su responsabilidad, a cambio de una rebaja de 8 a 4 años de prisión por el delito de concierto para delinquir agravado.

Este hombre, de 27 años, fue detenido por la Policía de Norte de Santander el pasado 16 de enero en un sitio conocido como  la “caseta de los guerrillos”, en el municipio de Tibú. 

Junto a él fue aprehendido Nolber Perdomo Pavas, de 33, y Luis Alberto Corredor, ‘Mono Yeison’ o ‘Soldado’.

Este último, exmiembro  del frente 33 de las Farc, es recordado por ser el autor de los homicidios del patrullero José Jesús Suelta Navarro, de 31 años, y la estilista Fabiola Albarracín, de 25, ocurridos en junio de 2015 en Tibú.

“Torrado Arévalo era el hombre de confianza del ‘Mono Yeison’, mientras que Perdomo se encargaba de la logística transportando en un camión insumos para la organización”, indicó el informe judicial. 

Negociación

En el proceso, la Fiscalía precisó que Los Pelusos asignaron una comisión en la zona rural y urbana de Tibú, con el objetivo de tener el control del tráfico de estupefacientes, el apoderamiento de hidrocarburos y el cobro de extorsiones en Campo Dos, Campo Tres, Beltrania, Campo seis, La Gabarra, Petrólea, Tres Bocas, Versalles y la zona rural de Tibú.

“Arribaron, al menos, 20 sujetos jerárquicamente organizados y con roles específicos, liderados por alias ‘Chiqui’ y ‘Chuco’, que tenían bajo su mando a Freymer Torrado, quien venía concertándose para delinquir y puso en peligro la seguridad pública”, señaló el ente investigador.

Tras su captura, ‘Alex’, de 27 años, nacido en El Tarra, fue presentado ante el Juzgado Segundo Penal Municipal que legalizó su captura y le impuso medida de aseguramiento en prisión, sin que en ese momento aceptara los cargos.

Sin embargo, el 26 de abril, cuando se alistaba el escrito de acusación en su contra, optó por el preacuerdo acogiéndose a una sentencia anticipada. 

Un juzgado especializado de Cúcuta  aprobó dicho preacuerdo y lo sentenció a purgar la pena en prisión, aclarando que el concierto para delinquir agravado no contempla beneficios de casa por cárcel o suspensión condicional de la ejecución de la pena.

Además, lo condenó a pagar una multa de 1.350 salarios mínimos legales mensuales vigentes a favor del Estado.

Los demás procesados enfrentan procesos por separado.

Image
La opinión
La Opinión