Escuchar este artículo

Pendiente en Cúcuta sentencia contra exjuez

Miércoles, 30 de Mayo de 2018
Carlos Garnica Vargas presuntamente incurrió en ilegalidad al conceder detención domiciliaria a dos presos.

En el juicio que se sigue contra Carlos Garnica Vargas, exjuez primero de ejecución de penas y medidas de seguridad, terminaron este miércoles los alegatos finales y resta al Tribunal Superior de Cúcuta fijar una fecha para dictar el sentido del fallo y la lectura de la sentencia, sea condenatoria o absolutoria.

La Fiscalía Novena  delegada ante el Tribunal Superior de Cúcuta formuló en octubre de 2016 la acusación en contra de Garnica Vargas, por su presunta comisión en los delitos de  prevaricato por acción y el mismo delito agravado (el servidor público que profiera resolución, dictamen o concepto manifiestamente contrario a la ley).

Garnica Vargas, de 59 años, un funcionario con 28 años de experiencia como juez, se encuentra en libertad, pero vinculado al proceso tras serle revocada la medida intramural en la cárcel de La Picota.

En el escrito de acusación, la Fiscalía detalló ante los magistrados de la sala penal dos de los casos materia de juicio, en los cuales Garnica Vargas presuntamente incurrió en ilegalidad al conceder la detención domiciliaria a Yoiner Romero Carrascal y a Víctor Manuel Salazar Gil, condenados a 22 y 9 años de prisión, respectivamente, por un juzgado especializado.

En ambos casos, Garnica Vargas argumentó que los condenados son padres cabeza de familia, sin tener en cuenta la peligrosidad y antecedentes de cada uno de ellos. En el caso de Romero Carrascal, solo pagó 18 meses en la cárcel, detalló la Fiscalía.

Los hechos fueron denunciados por el director de la Fiscalía Nacional Especializada Contra el Terrorismo, Juan Hernando Poveda Parra, quien advirtió sobre las irregularidades del Juzgado Primero de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Cúcuta.

Según se conoció, la defensa del procesado ha alegado que Garnica Vargas se ciñó, en parte, a los dictámenes del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para conceder las detenciones domiciliarias. 

Sin embargo, según la Fiscalía y la Procuraduría, como en el caso de Romero Carrascal, le advirtieron sobre el riesgo que esto significaba, tanto que posteriormente este condenado escapó.

¿Quién era?

Yoiner Romero Carrascal, fue sentenciado por la muerte de cinco policías en el municipio de González (Cesar), a quienes les robaron además su armamento. 

Este hombre fue capturado por la Trigésima Brigada del Ejército el 10 de julio de 2013. Ese día le incautaron tres pistolas, memorias, celulares y material alusivo al Eln.

Para entonces, el general Juan Pablo Amaya, comandante de la Segunda División del Ejército, informó que Gonzalo se desempeñaba como cabecilla de la comisión de finanzas de la Compañía Comandante Diego y cobraba vacunas a productores de pasta base de coca.

Gonzalo también fue responsabilizado del robo de 5.150 galones de biodiesel, el primero de septiembre de 2011, que eran transportados en un carrotanque de Petronorte que cumplía la ruta Bucaramanga-Aguachica-Convención. Por estos hechos, fue imputado por los delitos de homicidio agravado, hurto calificado y agravado, rebelión, apoderamiento de hidrocarburos y porte ilegal de armas de fuego.

Este hombre llegó a un preacuerdo con la Fiscalía y aceptó los cargos imputados, a cambio de un descuento del 50 por ciento en la pena, siendo condenado en agosto de 2014. 

Sin embargo, el 13 de febrero de 2015, Garnica Vargas le concedió la detención domiciliaria sin vigilancia electrónica por parte del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec). Situación que fue aprovechada para escapar.

Image
La opinión
La Opinión