Escuchar este artículo

Pistolero desata tragedia: mató a un hombre, hirió a una mujer y dos menores

Domingo, 17 de Mayo de 2020
El lamentable hecho se registró en la calle 21 con avenida 7 del barrio Ospina Pérez. 

“Esa familia estaba reunida a la entrada de su casa y en ese momento varios vecinos departían en la calle. De pronto, un tipo llegó corriendo, sacó el arma de fuego y le disparó al señor. Eso fue terrible, todos salimos a correr mientras que el asesino se fue por la misma calle 21 por donde llegó.”

Así relató una vecina los instantes de miedo e impotencia que cobraron la vida de Eduardo Antonio Marín Flórez, de 27 años, tras el ataque perpetrado en la calle 21 con avenida 7 del barrio Ospina Pérez.

En medio del hecho resultaron heridas la tía, de 34 años, una adolescente de 15 y una niña de 3.

El caso ocurrió el sábado, promediando las 7:30 de la noche, en momentos que la comunidad debía  cumplir un periodo de cuarentena obligatorio por la pandemia del coronavirus.

El coronel José Luis Palomino, comandante de la Policía Metropolitana de Cúcuta, estuvo en la escena y lamentó lo ocurrido. A la vez, informó que adelantan las investigaciones de rigor.

María Fernanda Fuentes, secretaria de Seguridad Ciudadana, también hizo presencia en el barrio, y anunció una recompensa de 10 millones de pesos por información que ayude a esclarecer el homicidio y dar con el paradero del autor de este nuevo hecho de sangre en la ciudad.

Vea También: Identifican a hombre asesinado en el Barrio Belén

Unidades de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) estuvieron al frente de la recolección de evidencias y analizan los videos de las cámaras de seguridad cercanas, que pudieron captar al pistolero en su fuga. 

Una familiar dijo a La Opinión que la víctima,  natural de Cúcuta, trabajaba en construcción, desempeñándose en otras oportunidades en el sector de la vidriería y el acero. 

“Parcero, duele su partida”, publicó un conocido de la víctima en la red social Facebook.

El silencio

Una mujer que a esa hora veía televisión en la sala de su casa, dijo que cuando escuchó los tiros lo primero que pensó fue en los niños que estaban en la calle y por eso corrió hacia la puerta, encontrándose todo el revuelo por los heridos que habían quedado tras el feroz ataque. 

El más grave era Eduardo Antonio Marín, quien fue trasladado por un hermano en su camioneta hasta el Policlínico de Atalaya, donde se registró su deceso. Las mujeres heridas también requirieron atención médica y, hasta el cierre de esta edición, permanecían estables.

Otras personas consultadas dijeron que Marín Flórez y demás integrantes de la familia, que han vivido en ese sector toda la vida, se han caracterizado por ser gente trabajadora, y que no se conocía de enemigos.

Ayer en la mañana, el silencio rondaba la cuadra en medio del desconcierto de los residentes por lo ocurrido, que pidieron mayor presencia policial. 

Sobre el pavimento quedaron los rastros de sangre en todas las direcciones.

El cadáver de Marín Flórez fue llevado a la morgue del Instituto de Medicina Legal, donde sus parientes adelantaban los trámites para reclamarlo y darle sepultura.

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda