Escuchar este artículo

Primero robó y mató, ahora cayó atracando con sus cómplices

Sábado, 28 de Agosto de 2021
Jhon Alejandro Mendoza Laguado es señalado de asesinar a un hombre en un robo.

La valentía que ostentaban Jhon Alejandro Mendoza Laguado y sus cómplices, integrantes de una presunta banda delincuencial que atracaba y hasta asesinaba a sus víctimas, no fueron suficientes para evitar que uniformados de la Policía Metropolitana de Cúcuta los capturaran en flagrancia, en medio de un robo.

 

Lea también: Menor de edad presenció el homicidio de su papá en el barrio Las Delicias
 
A las 5:45 de la mañana del martes, en la avenida 25 con calle 23 del barrio Gaitán, policías adscritos al CAI Alfonso López escucharon las súplicas de una pareja que era víctima del robo de su motocicleta, por parte de tres hombres que la intimidaron con un revólver y una granada de fragmentación para cometer su objetivo.

atracadores

Uno de los asaltantes estaba golpeando a la mujer con el revólver, mientras que los otros dos abandonaron la motocicleta y juntos corrieron tratando de huir de los uniformados.

Lea aquí: Asesinó a una mujer porque no le pagó una droga

Sin embargo, los policías iniciaron una persecución y así pudieron interceptarlos cuando intentaron esconderse en una casa del sector, mientras lanzaron al piso el arma y la granada.

Jhon Alejandro Mendoza Laguado de 19 años, Douglas Samir Hernández Mendoza y Jaider Emiro Santiago Sánchez, ambos de 25, fueron capturados por hurto y porte ilegal de armas y municiones.

El crimen por un celular

En medio del proceso judicial contra estos tres hombres, las autoridades se percataron de que Mendoza Laguado, presuntamente, sería el autor del homicidio de Uriel Emiro Portilla Quintero de 44 años, ocurrido al mediodía del domingo, en la manzana 21 lote 65, del barrio Las Delicias. El crimen ocurrió en circunstancias similares en las que fue capturado.

A través del testimonio de algunos testigos del hecho y de otras pruebas que tiene en su poder la Fiscalía, al parecer, Mendoza le disparó sin piedad a la víctima, mientras estaba en compañía de su hijo menor de edad, por robarle un celular marca Motorola G8, valorado en $800.000.

El agresor no tuvo ningún reparo en huir con el teléfono luego de ver caer agonizante al piso a Uriel Portilla, en medio de los gritos de dolor y de desesperación de su hijo.

En ese momento, el homicida huyó sin que las autoridades pudieran detenerlo. Sin embargo, Mendoza será involucrado en este hecho de sangre y tendría que responder por el asesinato.

Los detenidos fueron escuchados en audiencias de legalización de captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento, en las que un juez decidió enviarlos a la cárcel mientras continúa el proceso judicial en su contra.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda