Escuchar este artículo

‘Queremos despedirlo como se merece’

Martes, 24 de Noviembre de 2020
Familiares y vecinos de Jesús Farías exigen que Medicina Legal les entregue el cadáver.

Las historias de dolor y resignación no terminan en el barrio 23 de Enero, donde aún quedan los estragos de la temporada de invierno que azotó a esta zona de las inmediaciones al Anillo Vial Occidental, la semana pasada.

En los rostros de los habitantes de este humilde lugar todavía se pasea el dolor y la incertidumbre de no saber qué traerá el día siguiente para sus hogares, que quedaron fueron arrasados por el agua y el barro.

En los recuerdos de los vecinos también quedaron grabados los momentos en los que, el venezolano Jesús David Farías, de 29 años, fue arrastrado por la corriente de la quebrada La Tonchalá, mientras intentaba auxiliar a algunas personas que estaban atrapadas en sus humildes viviendas, con evidentes riesgos de morir ahogadas.

“Él sacó a unas personas y luego nos enteramos que la vecina, que era muy amiga de nosotros estaba todavía atrapada, por lo que él decidió ir a ayudarla y ahí lo arrastró el agua”, recordó Nataly Rodríguez, pareja sentimental de la víctima.

El final de esta historia fue triste y conmovedora: a Farías lo hallaron muerto al día siguiente alrededor del conjunto residencial Los Arrayanes, mientras que la vecina, de 70 años, que intentó auxiliar, también fue encontrada muerta en el corregimiento Urimaco, por donde pasa esa quebrada.

El dolor para Rodríguez y sus tres hijos, al perder a su ser querido no cesa. A pesar de conocer la lamentable noticia de la muerte de Farías, hasta el cierre de esta edición Medicina Legal no les había entregado el cadáver, al parecer, por falta de documentación para su plena identificación.

Según explicó la mujer, a pesar de haber identificado el cuerpo y de adelantar los trámites en la Fiscalía para reclamar el cadáver y darle el último adiós, esto no ha sido posible.

“Él no murió de COVID, ni de ninguna enfermedad, sino en medio de una tragedia natural, entonces lo mínimo que merecemos es reclamar su cuerpo y despedirlo como se merece”, insistió Rodríguez, quien hoy está junto a sus hijos en uno de los albergues que les adaptó la Alcaldía de Cúcuta, tras haberlo perdido todo.

A esta petición se unió el padre Timoteo de Assos, quien a través de un video les pidió a las autoridades competentes que entreguen el cadáver de Farías, en medio de un reconocimiento por la labor que hizo, salvando algunas vidas, antes de ser arrastro por la avalancha de La Tonchalá.

El religioso lideró el fin de semana una jornada de donación de alimentos a través de la organización Emaus, de la parroquia Jesús Misericordioso, que recolectó las ayudas de diferentes entidades y personas que se unieron a esta jornada.

Por ahora, se espera que Medicina Legal entregue el cadáver del extranjero que vivía en Cúcuta desde hacía cuatro años, para darle su último adiós.

Image
La opinión
La Opinión