Escuchar este artículo

Se negaron a pagar una extorsión y se la cobraron a Sergio Jaimes a bala

Jueves, 9 de Junio de 2022
Los homicidas mataron a Sergio Jaimes y luego le quemaron la volqueta.

Para las autoridades y algunos familiares de Sergio Alexis Jaimes Cárdenas, de 37 años, su asesinato ocurrido la tarde del martes, en la vereda El Porvenir, zona rural de Cúcuta, además de la quema de la volqueta que conducía, se dio por el no pago de una extorsión que le estaban haciendo al dueño del carbón que la víctima transportaba.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Al parecer, el propietario de la carga no accedió al pago de la ‘vacuna’ que le exigía la banda delincuencial conocida como 6 de Reyes, que delinque en esa zona rural de Cúcuta, bajo la mirada inerte de las autoridades.

Jaimes Cárdenas dejó dos hijos de 15 y 16 años. Entre su familia hay dolor, rabia, impotencia y resignación, por el homicidio de su ser querido.


Lea aquí: La promesa de matrimonio que continúa atrapada en la mina La Mestiza


 

“Era un hombre trabajador, alegre, responsable y al que no le gustaba meterse en problemas”, aseguró una hermana de Sergio Alexis.

La víctima se dedicó los últimos diez años a conducir volquetas. Vivía en Ureña (Venezuela), junto con su familia.

La mujer aseguró que, la tarde del martes, se enteró de la muerte de su ser querido a través de la llamada de un amigo, que le contó la trágica noticia, por lo que no dudo en salir del municipio fronterizo hasta el lugar del crimen, donde alcanzó a ver a su hermano tendido en el piso sin vida. Las lágrimas y la escena de dolor fueron evidentes en el lugar.
 

Image
Volqueta quemada.
 
La volqueta

Los homicidas de Jaimes Cárdenas incendiaron la volqueta que él conducía, después de dispararle en dos oportunidades, en la cabeza y el pecho.

Las llamas se apoderaron rápidamente del automotor, mientras que los autores del hecho huyeron hacia el territorio venezolano.

Cuando la Policía Metropolitana de Cúcuta arribó al lugar para adelantar las pesquisas, tuvo que descartar que los homicidas hubieran instalado artefactos explosivos. Por eso, ‘Dana’, una perra antiexplosivos llegó al sitio y luego de olfatear los alrededores de la volqueta y el cadáver, no dio ningún indicio positivo.

Justo en el mismo lugar donde  fue asesinado Sergio Jaimes, también fue baleado, el pasado 25 de marzo, Óscar Rivera, de 59 años. 

Rivera recibió cuatro impactos de bala en la cabeza y espalda. Quedó en el pavimento sin vida y sin camisa, frente a la reconocida trocha de este sector.

“Lo que se sabe es que a él lo trajeron con otro señor hasta acá y ahí lo mataron. El otro logró escapar y corrió a buscar a la Policía de San Faustino”, dijo una persona que conoció el hecho, en ese momento.


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Image
La opinión
La Opinión

Exclusivo para nuestros suscriptores

Patrocinado por:
Empresas
Patrocinado por La OpiTienda