Escuchar este artículo

Soldado lleva 56 días desaparecido, fue a trochas de La Parada

Fue en bicicleta a comprar carne para un asado y no se supo más de él.

Sin saber de su paradero, Carolina Correa Garcés esposa del soldado profesional Polidoro Calderón Corredor, luego de 56 días, no pierde la esperanza de encontrarlo.


Conozca: Balearon a dos agentes de viajes en Los Patios y Villa del Rosario


Con la fe intacta sale a la calle con la foto del uniformado, quien el 14 de noviembre del año pasado fue a comprar carne en una trocha de La Parada y desapareció.

Ella no ha dejado de interrogar a quienes tenían alguna relación con su esposo y recorre la ruta que él hizo aquel día, cuando se movilizó desde el barrio 20 de Julio, en Villa del Rosario, hasta La Parada en bicicleta.

“Era un domingo y nosotros íbamos a hacer un asado ese día con algunos amigos, por lo que encargamos cierta cantidad de carne a un señor en la trocha La Platanera. Él se fue a las 8:00 de la mañana, pero pasaban las horas y no llegaba, cuando dieron las 12:00 me preocupé, pensé que había sido un accidente y salí a buscarlo a la frontera”, dijo la esposa del soldado.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


Su primera idea fue ir hasta la venta de carne, sin embargo, el comerciante le afirmó que su marido no había venido en toda la mañana. Enseguida,  sospechó que estaría donde un familiar, que vivía cerca a la frontera, pero al visitarlo, la respuesta también fue negativa.

La apabullante teoría de que su esposo había sido secuestrado empezó a tener sentido en la cabeza de la mujer. Con pánico visitó hospitales y locales comerciales del sector, preguntando por su esposo aún cuando la respuesta continuó siendo un triste silencio.

“Al día siguiente, me armé de valor y junto con la hermana de Calderón, fueron a La Parada a hablar con varios integrantes del Eln y la guerrilla, mostrando su foto y preguntando si lo habían secuestrado. Ellos dijeron que no, no habían ‘capturado’ a nadie en ese paso ilegal y llevaban días sin hacerlo”, manifestó.

Carolina ha puesto la denuncia en varias instituciones, entre el Ejército, la Fiscalía, la Cruz Roja y la Policía, y pese a que la invitan seguido a reuniones para que conozca cómo avanzan las investigaciones, no hay una hipótesis concreta de qué pasó.

Desaparecido.

Los que más esperan su regreso

Carolina, madre de una niña y niño, de 8 y 10 años respectivamente, con tristeza afirma que son ellos quienes más han sufrido la ausencia de su padre,  porque son demasiado apegados a él.

“Han llorado mucho, en especial la niña, ella expresa bastante su tristeza, pero con mi hijo pasa lo contrario y para mí es peor, él casi no dice nada o se expresa Ambos están recibiendo ayuda sicológica, porque los primeros días fue terrible, yo intento animarlos y evitar que estén así, pero en algunos casos es inevitable”, expresó con tristeza.


También lea: Las huellas que dejó el atentado del aeropuerto de Cúcuta


Por su parte, la madre se encomienda constantemente a Dios, rezando por que su pareja vuelva, o por lo menos tener una prueba de supervivencia, pues según ella, pareciera que se lo hubiera comido la tierra.

“Cuando hablé con los integrantes de esos grupos hasta les ofrecí dinero para que dieran información y lo soltaran, pero siguieron negándomelo. Esta es la fecha y lo único que sé es que supuestamente un grupo de hombres se lo llevó”, señaló.

Desaparecido.

¿Cómo era Polidoro Calderón?

Entre sus familiares, no existe ninguna queja por el comportamiento del soldado de 40 años, su esposa comentó que era una persona muy reservada, callada y ‘metida en sus cosas’, porque lo único que le interesaba eran su familia y el trabajo.

“De la casa al trabajo y viceversa, esa era la vida de mi marido. Llevo 13 años de compartir una vida con él y nunca me enteré de un problema que tuviera con alguien, siempre que salía comentaba con quien iba a estar y si estaba tomando, me llamaba para que lo recogiera en donde estuviera, que yo supiera, no tenía amenazas”, concluyó su pareja.

Algunos de los amigos del soldado, que también prestan servicio en el Ejército, le informaron que van periódicamente a las trochas del corregimiento de Juan Frío, para interrogar a los ‘maleteros’ que trabajan por el sector, buscando una pista que ayude a dar con el paradero, pero no han tenido suerte.


Además lea: Neutralizado atentado terrorista en El Tarra: Ejército


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Lunes, 10 de Enero de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión