Escuchar este artículo

Soldados iban de permiso y terminaron atacados por el Eln

Sábado, 18 de Julio de 2020
La explosión del campo minado se registró a la 1:30 de la madrugada de ayer.

Un ataque con explosivos ocurrió la madrugada de ayer, cuando un convoy de la Fuerza de Despliegue Rápido No. 3 (Fudra), adscrita a la Segunda División del Ejército, se desplazaba desde Tibú hacia Cúcuta, con diez militares que saldrían de permiso tras cumplir el periodo exigido en el área de operaciones.

La explosión, tras la activación del campo minado al paso del camión que transportaba a los soldados, se registró a la 1:30 de la madrugada de ayer, en la vereda Barco La Silla, zona rural de Tibú.

Los segundos posteriores al hecho fueron rodeados por la muerte inmediata del soldado profesional Adalberto Romero Hoyos, oriundo de Pueblo Nuevo (Córdoba), mientras sus otros compañeros heridos, resistían el ataque y se defendían a balazos del Eln.

Lea También: Dos asesinatos en Ocaña en menos de 24 horas

Cuando todo retornó a la calma, después de varios minutos, el soldado Yorman Contreras Villalba, natural de Montelíbano, también de Córdoba, era evacuado en helicóptero por la gravedad de las heridas, pero murió en medio de los esfuerzos del enfermero de combate por auxiliarlo.

Entre tanto, los soldados profesionales Cristián Méndez Benítez, Jaider Estévez Rivera, Hediberto Mejía Guerrero, Carlos Flórez Moreno, Jhon Castro Cano, quien conducía el camión; Ómar Alascuala Rivera, Jesús Ramos Martínez y Luis Pérez Reyes, resultaron heridos y luego fueron evacuados hacia una clínica en Cúcuta, donde, hasta el cierre de esta edición, recibían atención médica.

En la mañana de ayer, el general Eduardo Enrique Zapateiro, comandante del Ejército, en compañía del general Marcos Pinto Lizarazo, comandante de la Segunda División, arribó al lugar del ataque para verificar la zona y dar las órdenes necesarias para contrarrestar estos hechos de la guerrilla.

El alto oficial le envió un mensaje de condolencias a las familias de los soldados que murieron cumpliendo su deber y, asimismo, resaltó que el Ejército continuará luchando en los rincones del país para hacer cumplir la ley.

“Seguiremos haciendo nuestra tarea, con la convicción de que los soldados de Colombia seguiremos cumpliendo la consigna del Gobierno Nacional”, dijo Zapateiro desde el lugar del ataque.

Además, el comandante del Ejército dijo que uno de los soldados que resultó herido tuvo que ser intervenido en una cirugía, mientras que los otros siete uniformados están fuera de peligro, con algunas esquirlas del explosivo.

¿Había una alerta?

Extraoficialmente se conoció que la inteligencia del Ejército ya había alertado sobre una presunta amenaza del Eln para cometer un ataque en la zona donde ocurrió el hecho que cobró la vida de los dos militares.

Image
La opinión
La Opinión