Escuchar este artículo

Tráfico de drogas sería el móvil del triple crimen en La Gabarra

Domingo, 5 de Enero de 2020
Una de las víctimas tenía antecedentes.

Miguel Ángel Quiñónez Manrique, Carlos Yair Pachón Casadiego y Breiner Amaya, fueron asesinados con armas de fuego en el sector de Matecoco del corregimiento de La Gabarra, a unas dos horas y media de Tibú.

Sus cuerpos aparecieron uno encima del otro en la parte trasera de los asientos de la camioneta Chevrolet D-max de placa A65AU6V. Los tres eran oriundos de Cúcuta. 

La historia de este triple homicidio se remonta al jueves 2 de enero, cuando los amigos decidieron viajar desde Cúcuta a La Gabarra, en esa misma camioneta de procedencia venezolana, desconociendo que serían masacrados en ella.

Según una familiar de Pachón, ella se enteró que su ser querido había ido en calidad de conductor, debido a que Miguel Ángel le había pedido que lo acompañara y manejara la camioneta.

El viaje también incluía la presencia de Amaya, a quien le conocían más como Moquira.

“Ese jueves los tres arrancaron. Carlos Yair se comunicó cinco veces con la esposa, siempre le decía que estaba bien. Pero para el sábado no se comunicó y ahí empezó a hacerse todo muy raro”, contó la familiar, quien también aseguró que Yair, trabajaba como ayudante de busetas en Cúcuta.

La masacre

Durante los días en La Gabarra, los tres amigos de hospedaron en un hotel, así lo aseguraron algunos moradores de esa zona.

Pero nadie se atrevió a asegurar cómo sucedió la muerte de estos tres amigos. Se desconoce si fueron retenidas mientras conducían en esa vía o sacados a la fuerza del hotel.

Lo único que se pudo conocer de este triple asesinato es que habría ocurrido sobre las 2 de la tarde del sábado. A los tres les ataron las manos a la espalda y les dispararon a cada uno tres veces en la cabeza. 

La Opinión conoció que dentro de la camioneta, se hallaron dos vainillas de calibre 9 milímetros.

El cuerpo de Carlos Yair quedó debajo de Miguel Ángel y encima de ellos el de Moquira, quien tenía varios tatuajes en ambos brazos. 

Fue la funeraria San Miguel quien trasladó los tres cuerpos hasta las instalaciones de Medicina Legal, en Cúcuta, a la espera de que sus seres queridos, los reclame.

La familiar de Carlos Yair, aseguró que solo fue hasta las 6 de la tarde de ese sábado que se enteraron de la suerte de todos.

“Un amigo que los conocía nos llamó a decirnos todo. Primero contó que habían matado a Miguel y luego empezó a decir que había ocurrido lo mismo con los demás. Todo se confirmó cuando una patrulla de la Policía nos llegó a la casa”, dijo la familiar.

¿Qué dicen las autoridades?

La Policía de Norte de Santander, aseguró que desde el momento del hecho, en coordinación con el Ejército, desplegaron las acciones tendientes, para ubicar y judicializar a los responsables de este hecho.

Y añadieron que en la zona delinquen subversivos del frente Luis Enrique León Guerra de la guerrilla del Eln y parte de las disidencias de las Farc.

Una fuente judicial cercana al caso, aseguró que Miguel Ángel Quiñónez Manrique tenía antecedentes judiciales por tráfico de estupefacientes, homicidio y porte ilegal de armas de uso privativo de las fuerzas militares.

“Este podría ser un tema de tráfico de estupefacientes. Creemos que fueron a comprar la droga que venden acá. Él estaba al frente de una olla de expendido de drogas en el barrio Simón Bolívar, en Cúcuta”, dijo la fuente judicial, quien además aseguró que Pachón Casadiego y Amaya serían los hombres de confianza de Quiñónez.

Image
La opinión
La Opinión