Escuchar este artículo

Tras las huellas de dos desaparecidos en Cúcuta

Viernes, 6 de Agosto de 2021
Aníbal Guardián y Francisco Moreno desaparecieron en 2018 y el año pasado.

El bluyín, los tenis y la camisa que llevaba puestos Aníbal Germán Guardián Núñez, el 28 de julio de 2020, cuando arribó a Cúcuta a hacer mercado junto con su novia, son las únicas pistas que tienen los familiares del venezolano, para creer que los restos óseos que fueron encontrados en la vereda San Isidro en noviembre del año pasado, pertenecen a su ser querido.

Le puede interesar: Madre e hijas, capturadas en Cúcuta por proxenetas

Los familiares aseguraron que, aunque desde el momento del hallazgo de los restos reconocieron la ropa de Guardián Núñez, quien en ese momento tenía 36 años, aún no les han notificado si era él o no.

“Nosotros lo que queremos es que agilicen el proceso de la prueba de ADN, porque los restos fueron enviados a Medicina Legal en Bucaramanga y todavía no ha pasado nada", recordó una de las hermanas de Aníbal.

El pasar del tiempo sin alguna respuesta, ha sido el episodio más doloroso para la familia Guardián.

“Nosotros ese día le consignamos $80.000 para que fuera a Cúcuta a hacer mercado, porque estaba pasando necesidades y desde ese momento no sabemos nada de él”, dijo la hermana.

Lea también: Lo encontraron muerto casi dos años después de su desaparición

¿Qué pasó?

Según los familiares de Aníbal Guardián, él viajó desde San Cristóbal (Venezuela), donde trabajaba como conductor, junto con su novia, para mercar en Cúcuta y luego retornarían al territorio del vecino país.

Sin embargo, en medio de las diligencias, según les aseguró inicialmente la compañera sentimental de su ser querido, él decidió irse con cuatro amigos en un taxi con rumbo hacia San Isidro, casualmente el lugar donde fueron hallados sus restos.

Ella, le habría reclamado por dejarla en el lugar, pero le insistió en que no podría ir con ellos, porque no aceptaban mujeres.

“Después hubo otra versión, que él iba pasando por una trocha y lo agarraron unos hombres con otros muchachos y de ahí desapareció”, dijo la familiar.

Para la familia Guardián, hay algunas incoherencias en dichas versiones, que ameritan ser investigadas para esclarecer las causas de la muerte de su hermano.

El cráneo tiene impactos de bala y en la ropa también estaban las evidencias de los disparos que pudo recibir en el pecho. A él lo mataron y lo dejaron por ahí con unas ramas encima”, dijo la hermana de Aníbal.

Lea además: Atracos en manada, una pesadilla sin fin en Cúcuta

Por ahora los familiares esperan que Medicina Legal avance en el proceso de identificación de los restos para darle el último adiós a Aníbal.

Otro desaparecido

Francisco Javier Moreno Gamboa, de 38 años, desapareció en Cúcuta, el 25 de agosto de 2018, cuando arribó a esta zona de frontera con la intención de buscar su nacionalidad colombiana.

Sin embargo, los familiares le perdieron el rastro desde ese momento y hasta ahora no tienen noticias de su paradero.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión