Escuchar este artículo

Tres del 'Clan Úsuga' aceptaron cargos por varios delitos

Martes, 29 de Diciembre de 2015
Los integrantes del grupo ilegal llegaron a un preacuerdo con la Fiscalía.

Wilmer Ernesto Alfonso Ruiz, ‘Bobolindo’; Javier Mauricio Ruiz Bejarano, ‘Cristian’, y Nelson Ramírez Leal, ‘Puchi o Beto’, miembros del 'Clan Úsuga', aceptaron cargos por la labor que cada uno cumplía dentro de la organización criminal, y fueron condenados a 4 años de prisión.

Los tres hombres fueron detenidos a finales de marzo de 2015 en una operación policial contra esta banda, liderada por alias 'El Gringo', y que dejó a 12 personas capturadas y 4 más notificadas en prisión por nuevos delitos en su contra. Fueron 10 allanamientos que los investigadores hicieron en Cúcuta, Los Patios, El Zulia y el corregimiento Cornejo, de San Cayetano.

Para entonces, el general Rodrigo González Herrera, comandante de la región 5 de Policía, aseguró que estas personas eran las responsables “de las muertes de dos de nuestros hombres, en hechos ocurridos en julio de 2014, en el corregimiento de Aguaclara (zona rural de Cúcuta). Además, habrían participado en 21 crímenes entre 2013 y 2015”, sostuvo el oficial.

Los detenidos, según las autoridades, extorsionaban a comerciantes en Cúcuta y comercializaban con drogas. Durante los allanamientos la Policía se incautó de dos armas, un computador portátil, 14 celulares, 69 millones de pesos y 135 millones de bolívares.

Tras su captura, los tres hombres fueron presentados ante el Juzgado Segundo Penal Municipal, con función de control de garantías ambulante, que legalizó sus capturas y les impuso medida de aseguramiento en prisión por concierto para delinquir agravado.

Los roles

Según la Fiscalía, ‘Puchi’ o ‘Beto’, de 38 años, nacido en El Zulia y desmovilizado del Bloque Catatumbo de las Autodefensas Unidas de Colombia, se dedicaba a las extorsiones al transporte público en su municipio natal, sometiendo a las víctimas a amenazas de muerte o quema de las busetas.

Un testigo, bajo reserva de identidad, declaró que ‘Puchi’, quien al momento de la detención portaba 35 gramos de cocaína, también se dedicaba a recolectar información de las personas “raras” o que quisieran infiltrarse en la organización para que después fueran ejecutadas.

“Además se reunía con alias Chivo, Colilla, Rampla y Jimmy para entregar cuentas sobre el microtráfico y las extorsiones”, añadió el testigo.

Distribución

La Fiscalía sostuvo que ‘Bobolindo’, de 23 años, natural de El Zulia, y ‘Cristian’, de 34, de Cajamarca (Tolima), eran los encargados de la distribución de la droga y el cobro en El Zulia bajo las órdenes de alias Chivo y Puchi, así como de recolectar el producto de las ‘vacunas’ a comerciantes y de encaletar y distribuir armamento, labor que cumplían en el corregimiento de Astilleros y San Cayetano.

“‘Bobolindo’ era expendedor de marihuana y perico, distribuía los estupefacientes en las ‘ollas’ recogiendo en un día desde $800.000 hasta un millón de pesos”, indicó el ente investigador.

Por su parte, en el interrogatorio rendido por ‘Cristian’, este aceptó que perteneció al Clan Úsuga, al mando de ‘El Gringo’, al cual ingresó luego de que le ofrecieran un millón de pesos mensuales por cobrar dinero para la organización.

Sin embargo, aseguró que nunca le cumplieron con los pagos, lo que motivó su retiro y posteriores amenazas contra su vida y su familia. Al momento de la detención -dijo-laboraba como independiente pasando mercancía desde Venezuela.

Dinero, armas y munición les fueron incautados a los detenidos en el momento de la captura.

Preacuerdo

En vista del contundente material probatorio en su contra, los tres hombres llegaron a un preacuerdo con la Fiscalía. A cambio de aceptar su responsabilidad recibieron un descuento del 50 por ciento en la pena.

Dicho preacuerdo fue aprobado por un juzgado especializado de Cúcuta que los condenó sin beneficios de casa por cárcel o suspensión condicional de la ejecución de la pena.

A ‘Puchi’ le fue adicionado el delito de fabricación, tráfico o porte de estupefacientes, lo que le representó seis meses más de prisión.

*La Opinión