Escuchar este artículo

Tres días después fue rescatado el cuerpo de un joven en Pozo Azul

Miércoles, 19 de Octubre de 2016
Raúl Rubio Díaz fue visto por última vez después de las seis de la tarde.

La tercera fue la vencida. Ayer terminó la angustia de la familia Rubio, luego de tres días intentando rescatar el cadáver de su ser querido, Raúl Rubio Díaz, de 17 años, quien se ahogó en las aguas de Pozo Azul, en San Cayetano.

Una hora tardaron miembros del Cuerpo de Bomberos de Cúcuta, apoyados por la Defensa Civil y la Policía, para sacar de la profundidad del pozo al estudiante, que quedó atascado debajo de las piedras, desde la tarde del pasado domingo.

Los organismos tuvieron que improvisar un palo de al menos cuatro metros de largo para descartar si el cadáver estaba metido en un hueco; después de una hora de insistir en esta técnica, el cuerpo de Raúl Rubio salió a flote, ante la mirada cargada de dolor de sus familiares.

El infortunio para esta familia inició cuando la víctima, en compañía de dos hombres y dos mujeres, entre estas, una menor de 13 años, decidieron ir a Pozo Azul para acampar y pasar allí la noche del domingo.

Sobre las 6:00 de la tarde, cuando al parecer el grupo de amigos se estaba acomodando para ir a dormir, Rubio se puso una sudadera para evitar que lo picaran los zancudos y, según la versión de uno de sus acompañantes, se metió al agua.

La menor de 13 años, que estaba observando a la víctima en ese momento, contó a sus familiares que Raúl estaba saltando en el agua y de un momento a otro, cuando ella volteó la mirada, su amigo no volvió a salir.

De inmediato alertó a los demás y tras su fallida búsqueda, decidieron salir de la zona.

Sin embargo, solo hasta la mañana del lunes, cuando la familia de Rubio Díaz empezó a buscar a su ser querido al ver que no regresaba a casa, fue que se enteraron, por medio de la niña, que este se había ahogado en Pozo Azul.

Desde ese momento se inició la tragedia para la familia de la víctima, que no descansó hasta encontrar el cadáver del joven de 17 años.

Los familiares aseguraron que Raúl no sabía nadar y que no frecuentaba este lugar.

Asimismo, pidieron a las autoridades que se investiguen los móviles de la muerte de su ser querido.

Miembros de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) de la Policía Metropolitana de Cúcuta, adelantaron el levantamiento del cadáver y lo trasladaron al Instituto de Medicina Legal.

Rubio Díaz validaba el bachillerato los sábados. El próximo 27 de octubre cumplía los 18 años. No dejó hijos.

Image
La opinión
La Opinión