Escuchar este artículo

Tuvo de rehenes a su pareja y su hija antes de suicidarse

Jueves, 19 de Septiembre de 2019
Las autoridades lo buscaban por su participación en un crimen. 

Las pesquisas que recopilaron los miembros de la Brigada Interinstitucional contra Homicidios (Brinho) en el hallazgo del macabro asesinato de Diana Paola Vargas Cruz, de 27 años, y de Jean Carlos Gómez, ocurrido el pasado 6 de agosto, complementado con la información de una fuente humana, llevó a las autoridades a capturar a tres presuntos responsables de este hecho, cuarenta y cuatro días después.

Sin embargo, una diligencia de allanamiento que desarrollaron miembros de la Seccional de Investigación Criminal (Sijín) de la Policía Metropolitana de Cúcuta, en la madrugada de ayer, para capturar a José Ramiro Pineda Grisales y a su compañera, se convirtió en una escena de película de acción.

Cuando los uniformados llegaron a la casa, ubicada en la avenida 23 con calle 14 del barrio Coralina, sobre el Anillo Vial Occidental, el sospechoso aprovechó que tenía puertas blindadas y mientras se protegía, disparó contra los policías.

Rehenes

En medio de la balacera, los agentes buscaron refugio para reaccionar e intentar continuar con la operación de captura.

Pero el sospechoso evitó que se cumpliera la diligencia de detención  tomando amenazando con matar a su pareja Laudy Dayanna Arévalo Cardeño y a una menor de cinco años, hija de la mujer.

De inmediato, la prioridad de la Policía se convirtió en salvar la vida de las rehenes y de los vecinos, por lo que tuvieron que interrumpir el sueño de los habitantes de este sector, para llevarlos a un lugar seguro.

Laudy Dayanna Arévalo Cardeño y José Antonio Pérez Rojas.

En la escena tuvo que intervenir un agente del Grupo de Acción Unificada para la Libertad Personal (Gaula), experto en mediación y resolución de conflictos, para garantizar que Grisales no atentara contra la vida de la niña ni de Laudy Dayanna.

El coronel José Luis Palomino López, comandante de la Policía Metropolitana, resaltó la labor de sus hombres, que mantuvieron la calma, hasta que Pineda decidió dispararse en la cabeza y acabar con su vida.

La Policía, por transparencia en el procedimiento, pidió la presencia de funcionarios del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía y representantes de la Procuraduría, para garantizar la claridad en el hecho.

Detenida

Cuando Laudy Dayanna Arévalo salió de la vivienda sana y salva, los policías no dudaron en esposarla y leerle los derechos como capturada, señalada de participar en el crimen de Diana Paola Vargas Cruz, de 27 años y de Jean Carlos Gómez, que se registró en cercanías de donde vivía la mujer con su pareja.

Una vecina del sector relató que Pineda y Arévalo vivían en este lugar hace aproximadamente dos meses, tiempo paralelo al momento del doble crimen.

“Uno no sabe con quién vive rodeada, quién iba a imaginar eso”, dijo la vecina.

Otras capturas

En una casa del barrio San Fernando del Rodeo fueron hallados decapitados Diana Paola Vargas Cruz y Jean Carlos Gómez Paredes.

La Sijín adelantó otros allanamientos ayer, en la calle 18 del barrio Belisario y en la avenida 16 de Alonsito, donde también fueron capturados José Antonio Pérez Rojas y un menor de edad, involucrados en el macabro doble crimen.

Cabe recordar que Diana Paola Vargas Cruz y Jean Carlos Gómez fueron decapitados con una segueta y un cuchillo.

Banda delincuencial

El coronel Palomino, dijo que probablemente “tanto las víctimas (Vargas y Gómez) como los victimarios, pertenecerían a una actividad en la que manejaban alguna renta criminal. Estamos en el desarrollo de la investigación, no podemos aseverar, pero sí inicialmente podríamos hablar de esa hipótesis”.

Esta estructura de microtráfico es reconocida por las autoridades como Los Pineda.

Al parecer, el asesinato se produjo por la pérdida de un dinero producto de la venta de drogas y de un armamento.

En el procedimiento, la Policía se incautó de dos pistolas.

Image
La opinión
La Opinión