Escuchar este artículo

Un año sin noticias de Marlon Orlando Muñoz

Miércoles, 3 de Octubre de 2018
La familia del joven que desapareció en El Escobal pide justicia. 

Este 3 de octubre se cumplió un año del secuestro y desaparición de Marlon Orlando Muñoz Casanova, el joven que el pasado 10 de septiembre llegó a los 35 años de edad. Su familia, impotente, no puede con la injusticia que vive tras el siniestro.

De niño Marlon era juguetón y aplicado en los estudios, su adolescencia la pasó soñando con un hogar mejor y alejado de la pobreza; ya en la etapa adulta, tras el esfuerzo de su padre y su familia, logró que de aquel hogar humilde y pobre, solo quedaran los recuerdos. Entonces, cómo este joven comerciante terminó siendo presa de una banda criminal hace un año, tras una discusión por un choque a su carro.

¿Qué pasó? 

Después del mediodía, de ese martes 3 de octubre, Marlon se encontraba con su carro Mazda 3, de placas HRQ-328, en un lavadero que está sobre la vía principal de El Escobal, que conduce hacia el puente internacional Francisco de Paula Santander, que comunica con Ureña (Venezuela), cuando el conductor de un Ford Fiesta de placas venezolanas, lo estrelló levemente.

Después de discutir con el desconocido conductor, tres hombres llegaron en dos motos hasta el lavadero y obligaron a Marlon a subirse en medio del motorizado y el parrillero.

Desde ese momento, el rastro del joven se perdió, pues lo llevaron a territorio venezolano.

Lo mataron

Al parecer, ese mismo día, a Marlon le quitaron la vida. Pero antes le tomaron fotos y se las enviaron a su familia para cobrar un dinero por su supuesto rescate.

“Los delincuentes llamaron a la familia al otro día del secuestro y pidieron una fuerte cantidad de dinero; pusieron como punto de entrega una caneca verde que está frente a la iglesia católica de Ureña. Esa llamada y solicitud la hicieron delante de los investigadores del Gaula, porque los familiares ya se habían contactado con ellos”, sostuvo una fuente cercana a este caso.  

Según esa fuente, fue solo hasta cuatro meses después del secuestro y luego de pagar, que la familia confirmó la muerte de Marlon.

“Ellos se enteraron que al muchacho lo habían matado porque la misma familia logró que un capturado por homicidio en Ureña, conocido como Muelas, hablara. Fue él quien contó lo sucedido con el muchacho”, añadió la fuente.

Le puede interesar Con plantón exigirán la libertad de secuestrado en El Escobal

Los detalles

Según la fuente, la familia de Marlon Orlando, supo la forma en que mataron a su ser querido por boca de Muelas.

“A Muelas se le mostró la foto de Marlon y apenas la vio, lo que dijo fue ‘el chamo del carro blanco’ y se asustó. Pero luego se calmó y soltó los detalles. Dijo que lo llevaron a una huerta de cilantro de Ureña.  El Gaula y la Policía de Colombia estaban encima de ellos y que por eso perdieron dos motos, la primera porque el chamo del carro era muy violento y alcanzó a quitar una llave de la moto y la botó a un techo, y la otra, fue antes de cruzar el río. Según Muelas, ya en la orilla, él llama a quien sería su jefe y pregunta cómo proceder con Marlon, la respuesta fue tajante: ‘Mátenlo, esa vuelta ya la cuadré’ fue lo que dijo”, narró la fuente.

En el relato, Muelas contó que su jefe era José Domingo González Santiago, más conocido como Cepillo, el cabecilla del Clan del Golfo que está preso desde abril en Cúcuta.

“A Marlon no le podían pegar un tiro porque la Policía estaba encima de ellos y de hacerlo se delatarían con el ruido. Entonces, como ya tenían hecho un hueco, le pegaron un garrotazo en la nuca y lo mandaron al hueco, ya allá, entre unos cuatro lo acabaron a piedra y lo dejaron ahí enterrado”, contó la fuente.

Piden justicia

La Opinión se comunicó con la familia de Marlon y tan solo aseguraron que “Se nos pasó el año esperando que el Gaula haga algo. No hay ni un solo capturado. ¿O son corruptos o son ineptos?”, denunció un familiar.

Según la familia de Marlon, todos estos detalles y muchos más los conoce el Gaula, pero no han visto una sola intención de justicia.

“Ellos tienen un video de minutos donde se ven las caras de los bandidos esos, tienen dos motos de donde podrían haber sacado huellas o demás información, tienen los alias de quienes participaron, saben quién organizó todo y les ha quedado grande hacer justicia”, añadió un pariente.

Sin embargo, en el Gaula aseguraron que la investigación sigue activa y que todo el proceso judicial lo lleva la Fiscalía.

¿Y el cuerpo? 

Para la familia de Marlon ha sido toda una tragedia tener los restos de su familiar.

“En el Gaula nos dijeron que tocaba con la embajada, pero no nos hicieron orientación ni acompañamiento. Intentamos hacerlo directamente con la Guardia de Venezuela, pero nos pidieron 15 millones de pesos. Ni siquiera nos dejaban ir a la exhumación, quién sabe si solo querían eran entregarnos unos simple huesos”, finalizó el familiar.

Image
La opinión
La Opinión