Un lío de droga posible móvil de crimen

Viernes, 3 de Julio de 2020
"Él era un muchacho que se la pasaba en la calle y no diré mentiras", dijo un familiar.

Los familiares de Jhon Edinson Rivera Ardila asesinado la tarde del martes en un canal de aguas negras, ubicado en la avenida 5 con calle 4 del barrio García Herreros, en inmediaciones de Cenabastos, reconocieron que su ser querido era adicto al consumo de alucinógenos, pero no era ningún expendedor.

“Él era un muchacho que se la pasaba en la calle y no diré mentiras, reconozco que él robaba a la gente y hasta a nosotros, que somos su familia. Se nos llevaba las cosas para cambiarlas por drogas, pero nunca se le vio vendiendo ni expendiendo”, dijo una tía de Rivera.

La familiar aseguró que su sobrino, de 28 años, no duraba más de dos meses en un solo sitio.

“A donde lo recibían uno sabía que se iba a llevar algo porque con las manos vacías no se iba. Una vez se me llevó la plancha del pelo, los zapatos y la cadena de mi hijo. Tiempo después, lo agarré con un bolso y adentro llevaba cosas de la casa. Ese día me le paré, le hablé duro y le dije que prefería que me pidiera para eso (droga) a que me robara. Entonces, se fue achantado”, contó la tía.

Rivera era el mayor de dos hermanos, ambos fueron criados en el antiguo mercado de la Sexta y cuando el papá murió quedaron al cuidado de Bienestar Familiar. Luego pasó por varias fundaciones y, finalmente, prestó el servicio militar.

La compañera sentimental de Rivera aseguró que él era un hombre agresivo y de carácter fuerte, pero trabajador. Cada día madrugaba a las 2 a.m. a Cenabastos y cargaba o descargaba mercancía de los vehículos.  

“Él podía durar dos y tres semanas sin consumir bazuco, pero la fiebre le subía muchísimo. Aunque le diéramos medicamentos solo lo calmaba ese vicio. Mantenía una pipa y ahí se fumaba eso”, dijo la mujer.

Según se supo, ese martes en la mañana, lo vieron discutiendo con otro hombre que le advirtió que si se lo encontraba solo lo iba a joder.

“Yo le pregunté que si estaba peleando por droga y él solo me contestó ‘no es nada’ y nos fuimos a la casa”, dijo la compañera.

Image
La opinión
La Opinión