Un piropo a su novia desató la furia de un hombre celoso

Jueves, 12 de Diciembre de 2019
Omar Alejandro Contreras Blanco arremetió a balazos contra varios hombres.

Omar Alejandro Contreras Blanco no se aguantó los piropos que le lanzó un grupo de hombres a su compañera sentimental y, atrapado por los celos, desenfundó un arma desatando un ataque a bala que dejó a un hombre herido.

Eran las 5:00 de la tarde del domingo, en plena avenida 10 de Los Patios (vía principal) en inmediaciones del barrio Pisarreal. Contreras iba caminando junto a su pareja cuando vinieron los piropos desde un estanco de ese sector.

“Estaba armado y apenas le miraron a la muchacha la emprendió contra todos a plomo”, dijo un testigo.

En medio del ataque que desató Contreras, una bala alcanzó a herir a Paulo Stock Rodríguez Murillo, de 36 años.

“La víctima recibió un disparó a la altura de la ingle y le salió por el glúteo izquierdo. Varias personas que estaban allí y quedaron ilesas se fueron enfurecidas contra el hombre”, añadió el testigo.

Precisamente, a esa hora, un patrullero de la Policía Metropolitana de Cúcuta se percató del hecho y procedió a interceptarlo.

Contreras intentó evadir a la justicia arrojando el arma a una zona boscosa, pero de inmediato fue capturado.

Sumado a ello, los amigos y conocidos de Rodríguez se fueron contra él y enfurecidos y armados con cuchillos quisieron vengar lo ocurrido. Pero, la Mecuc salvaguardó la vida del atacante.

El agresor fue capturado por porte ilegal de armas de fuego y homicidio en grado de tentativa.

Mientras tanto, el hombre herido fue trasladado inicialmente al hospital de Los Patios, pero luego fue remitido de urgencias al Hospital Erasmo Meoz.

Se defendió

En su versión, Omar Alejandro le aseguró a la Policía que después de los coqueteos hacia su acompañante, vino una discusión que terminó en golpes. Pero, decidieron seguir caminando y metros más adelante se fijaron que alguien los iba a atropellar y por eso disparó.

Sin embargo, las autoridades no hallaron ningún vehículo con las características descritas por el hombre, por eso quedó a disposición de la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de la Fiscalía. Luego fue presentado en audiencias de legalización de captura, imputación de cargos y medida de aseguramiento, en las que un juez lo envió a la cárcel.

De igual manera, la Mecuc se incautó de la pistola, Beretta Gardone, calibre 9milímetros, con un proveedor y seis cartuchos que fue dejada a disposición de La Fiscalía para los cotejos balísticos que permitan establecer su utilización en otros hechos delictivos.