Escuchar este artículo

Un robo, presunto móvil de homicidio en El Zulia

Jueves, 25 de Julio de 2019
El hombre enfrentó a dos delicuentes con un palo, pero uno de ellos lo mató de un tiro.

Un hurto hace dos años  en su residencia, motivó presuntamente a Carlos Arturo Calderón Pabón, de 57 años, a no dejarse robar nuevamente y esta vez se enfrentó a los delincuentes, llevando la peor parte. 

Calderón Pabón atendía una tienda en la vereda Pedregales del municipio de El Zulia, sobre la carretera principal a Sardinata, donde además residía con su esposa e hijos. Dicha casa colinda, por la parte trasera, con un canal de riego por donde, al parecer, entraron dos delincuentes armados.

Según se conoció, a las 7:00 de la noche del miércoles, la víctima estaba en una de las habitaciones viendo televisión, mientras que su compañera descansaba sentada en un comedor, ubicado en el porche cubierto de la casa.

Al verlos entrar, ella alertó a Carlos Arturo sobre la presencia de los extraños, quien de inmediato se asomó para ver qué sucedía.

Uno de los sujetos era de contextura robusta, de estatura media y vestía camisa amarilla. El otro de piel triqueña, contextura delgada, llevaba una camisa negra y una gorra oscura.

Carlos Arturo reaccionó tomando un palo de madera, que guardaba sobre la reja de una ventana, y enfrentó a los desconocidos forcejeando, mientras su esposa observaba inmóvil.

Los delincuentes lograron sacar al hombre de la habitación siendo empujado hasta el porche, donde sin pensarlo dos veces le dispararon a la cara frente a la impactada mujer y escaparon cruzando el mismo canal, montaña arriba.

La víctima murió de manera inmediata.  

“En ese momento, ellos estaban solos. El señor le alcanzó a pegar a uno de los ladrones (…) en la habitación quedó sangre y puede ser de uno de los delincuentes en el momento del forcejeo”, señaló un conocido de la familia.

Unidades de la Brigada Interinstitucional Contra Homicidios (Brinho) practicaron el levantamiento del cadáver y asumieron las investigaciones. En las primeras indagaciones no encontraron cámaras de seguridad cercanas.

Image
La opinión
La Opinión