Escuchar este artículo

Un soldado denunció a patrullero de la Policía

Miércoles, 2 de Septiembre de 2020
Los hehcos se presentaron en el barrio La Libertad.

Un soldado profesional, adscrito al Grupo de Acción Unificada para la Libertad Personal (Gaula Militar) de la Trigésima Brigada del Ejército, denunció en la Fiscalía a un patrullero de la Policía Metropolitana de Cúcuta (Mecuc), por violencia contra servidor público. Se trató de un procedimiento policial al que estuvo sometido junto a tres compañeros, en el barrio La Libertad.

El hecho ocurrió en la calle 24 con avenida 11, a las 11:30 de la mañana del 27 de agosto, cuando los militares, vestidos de civil, adelantaban labores de inteligencia en este sector.

Tres soldados profesionales y un suboficial, se movilizaban en un carro Renault Clío, de placa colombiana, también adscrito al Gaula, en medio de sus labores judiciales, cuando fueron interceptados por una patrulla de la Policía.

Según se conoció, los cuatro ocupantes del vehículo se identificaron como miembros del Ejército con sus carnés y las cédulas de ciudadanía.

En medio del procedimiento y luego de que uno de los uniformados reconociera a un militar, arribó al lugar otra patrulla y de inmediato, uno de los policías les ordenó a los cuatro hombres que se bajaran del carro para requisarlos.

Según narró el soldado, en ese momento les explicaron a los policías que portaban sus armas de dotación y, además, se negaron a entregárselas por ser armas institucionales.

“Permítame el arma, descárguela y entréguemela”, era lo que les repetía varias veces un policía a los militares, mientras todo el procedimiento era grabado a través de un celular.

Uno de los militares intentó llamar a su superior y aunque insistía en no entregar su arma, finalmente accedió al pedido de los uniformados.

Entre tanto, a otro de los integrantes del Gaula Militar lo esposaron y, además, los policías accionaron una pistola eléctrica con el fin de que el militar cayera al piso y no continuara forcejeando.

Minutos después, uno de los policías desabrochó la pretina del pantalón del soldado para tomar la pistola.

Según se conoció, posteriormente al sitio llegó un intendente del Grupo de Operaciones Especiales (Goes) de la Policía y renegó sobre el procedimiento. Entonces, decidió llevar a los implicados a la estación de La Libertad, donde se arreglaría el malentendido.

Allí, los policías les devolvieron las armas a los soldados y al suboficial y quedó constancia en un acta.

“El patrullero me dijo que hiciera lo que me diera la gana, que a él ya le quedaban dos años para pensionarse”, explicó el denunciante.

Investigación disciplinaria

El coronel José Luis Palomino López, comandante de la Mecuc, aseguró que cuando se conoció el caso, ordenó una investigación disciplinaria para establecer si hubo un exceso de autoridad por parte de los policías.

El oficial dijo que sus hombres acudieron al lugar por una llamada que recibieron de la comunidad que alertó de la presencia de las personas que se movilizaban armadas en dicho vehículo.

“Lo claro es que nosotros trabajamos armónicamente con el Ejército y eso nos trae resultados positivos. Estamos investigando qué fue lo que ocurrió en este caso”, dijo el coronel Palomino.

Entre tanto, las autoridades también investigan con otros videos de seguridad el proceder de los soldados. 

El militar remitió la denuncia a la Procuraduría para que este órgano de control adelante las pesquisas correspondientes con el uniformado de la Policía involucrado en el hecho.

Image
La opinión
La Opinión