Escuchar este artículo

Una riña ronda el ataque armado en Villa del Rosario

Lunes, 28 de Diciembre de 2020
Un pistolero arribó a la vivienda de la familia Gáfaro y empezó a disparar de manera indiscriminada contra los que estaban ahí.

Sangre, muerte, lágrimas e insultos fueron el resultado de un indiscriminado ataque a bala que dejó a dos personas muertas y una más herida, en la invasión Villas del 20 de Julio, en Villa del Rosario.

El hecho se registró a las 2:50 de la tarde de ayer, cuando las víctimas estaban compartiendo en su casa, en medio de risas y alegría.

Según se conoció, un hombre con acento venezolano entró a la vivienda y luego de gritar “Mama huevos”, empezó a dispararles a los residentes sin ningún inconveniente.

“Fueron muchos disparos, pero apenas empezaron a sonar, nos encerramos en la casa y de los nervios no éramos capaces de abrir la puerta después, eso daba mucho miedo”, dijo una vecina del lugar.

Desde ese momento, el ambiente en este humilde sector de Villa del Rosario, se convirtió en un escenario de temor, rodeado de gritos, desesperación y miedo.

Los tres familiares que fueron baleados tuvieron que ser llevados inicialmente a un lugar cercano al sitio del ataque, desde donde uniformados de la Policía Metropolitana de Cúcuta los trasladaron en una patrulla al Hospital Jorge Cristo Sahium, del municipio histórico, para después remitirlos al Hospital Universitario Erasmo Meoz, en Cúcuta.

En las prendas de vestir de algunos familiares de las víctimas quedaron los rastros de sangre, que fueron acompañando por el dolor que provocó el violento ataque.

Lo habrían matado por una presunta violación

 

 

Fallecimiento

En el centro médico de Villa del Rosario murió María Alejandra Gáfaro Urbina, de 23 años, mientras que Anderson Mora Cáceres, de 26, perdió la vida minutos después en el hospital de Cúcuta.

La otra mujer herida, identificada como Tatiana Vanesa Gáfaro Urbina, de 19 años, hermana de María Alejandra y pareja sentimental de Anderson, quien además, tiene tres meses de embarazo, continuaba luchando por su vida al cierre de esta edición, tras recibir ocho impactos de bala.

Una riña previa

Entre lágrimas, los familiares de las víctimas, aseguraban que sabían el origen del ataque, señalando a uno de sus vecinos, con el que protagonizaron una pelea la noche del 24 de diciembre.

“Él me la mató, fue él”, repetía una y otra vez la mamá de las hermanas Gáfaro, al recibir la noticia de la muerte de María Alejandra.

Según algunos testigos, la noche del 24 de diciembre, llegó un hombre conocido como ‘Arbey’ hasta la casa de la familia Gáfaro y tuvo una discusión con María Alejandra que trascendió a las agresiones físicas.

Estaba limpiando su arma y se disparó

 

 

En la pelea intervinieron los hermanos de la mujer, por lo que se desató una fuerte riña que dejó varios heridos a puñaladas y con golpes en la cara. De hecho, una de las víctimas tenía puntos en su rostro después de la pelea.

“Eso fue una pelea tremenda. Yo decidí no meterme en nada y encerrarme en mi casa con mi esposo y mis dos hijos. Esas peleas hay que evitarlas”, recordó una de las vecinas de este sector.

Las autoridades adelantan las pesquisas del doble crimen, sin descartar que la reciente riña tenga alguna relación con el hecho.

Sin embargo, las autoridades judiciales adelantan las investigaciones para descartar cualquier hipótesis del ataque indiscriminado.

Cabe resaltar que, extraoficialmente, se conoció que Anderson Mora tenía antecedentes por hurto, violencia intrafamiliar, lesiones personales y amenazas.

Los miembros de la Brigada Interinstitucional de Homicidios (Brinho) adelantaron la inspección en la escena del crimen y el posterior levantamiento de los cadáveres.

Además, los investigadores judiciales recolectaron las vainillas que quedaron en la escena del doble homicidio, para seguirle el rastro al homicida.

Image
La opinión
La Opinión