Escuchar este artículo

Una tía, detrás de violación de su sobrina

Domingo, 20 de Septiembre de 2020
Dos casos distintos de abuso sexual ocurrieron en Pamplona y Cúcuta.

En Cúcuta, una mujer manipuló y amenazó a su sobrina para que no dijera nada luego de someterla a un trío sexual, mientras que en Pamplona, un hombre de la comunidad LGTBI se aprovechó de un joven con discapacidad cognitiva y lo violó. Ambos casos fueron descubiertos por las autoridades y pusieron tras las rejas a los responsables.

Caso de Cúcuta 

Cuando una niña dormía en el porche de una casa, sintió que le quitaron el pantalón de pijama y al reaccionar vio que el marido de su tía estaba encima de ella. 

La mujer de inmediato le tapó la boca a su sobrina y le pidió que no gritara, mientras el hombre la accedía carnalmente.

Acto seguido, la tía también comenzó a manosear y a tocarle el cuerpo de la niña de 14 años, quien como pudo se soltó y corrió al baño en donde se encerró por más de una hora. Cuando sintió que no había ruidos en la casa, decidió salir y vio a la pareja dormida. 

Según el relato, la adolescente no durmió en toda la noche y cuando apenas aclaró el día y se fue a ir para su casa, la tía le ofreció desayuno, pero ella lo rechazó y de inmediato la sentenció. 

“Si usted llega a decir algo, le contaré a su mamá que ya tuvo relaciones sexuales con su novio”, fue la amenaza de la mujer a su sobrina.

Tal hecho ocurrió el sábado 14 de marzo de 2019, y luego de eso, la mujer le hacía propuestas a la menor de edad para que decidiera estar con el marido y, además, le contó que un ingeniero quería conocerla y tener relaciones sexuales a cambio de $80.000, ofertas que la niña ignoró.

Para mayo, de ese mismo año, la mujer llegó a trabajar en casa de la familia de la niña. Todo empezó a descubrirse cuando otros hermanos de la menor víctima se dieron cuenta de que en el celular de la tía había videos sexuales, de los que ella participaba e incluso vieron a otras niñas.

Sin embargo, fue hasta octubre que un amigo de la menor se enteró de lo ocurrido meses atrás y decidió contarlo todo.

Al enterarse,  la mamá de la niña instauró la denuncia ante el Centro de Atención Integral a Víctimas de Abuso Sexual (Caivas) de la Fiscalía, que inició las investigaciones, en un trabajo articulado con la Seccional de Investigación Criminal (Sijín).

“Se recolectó la información en la zona y varias personas aseguraron que esa pareja era extraña, que entraban y salían varias personas de la casa donde vivían. Se recolectó material probatorio y se hizo una valoración en Medicina Legal y sicología forense. Así se confirmó que la menor fue víctima de estas dos personas”, aseguró una fuente judicial.

Con todo el material probatorio, el miércoles 9 de septiembre, las autoridades capturaron a Yuli Vásquez Camargo y a José Alexander Huertas, como los responsables del acceso carnal violento.

A Vásquez, quien está embarazada, le fue dictada prisión domiciliaria, mientras que a su marido lo enviaron a la cárcel.

En Pamplona

La tarde del jueves 17 de septiembre en la plazuela Almeida de Pamplona fue capturado Franklin Mauricio Franco Ramírez por acceso carnal y acto sexual abusivo contra una persona incapaz de resistir. 

El venezolano de 37 años es señalado de violar a un joven que padece una discapacidad cognitiva.

Según pudo conocer La Opinión, el pasado 21 de agosto Franco engañó y se aprovechó del joven de 18 años, llevándoselo al puente ubicado sobre la carrera 8 con calle 7 de la vía nacional de ese municipio. En la parte de abajo, lo accedió carnalmente y además lo obligó a practicar sexo oral . 

“La víctima tiene un retraso mental, aunque tiene la mayoría de edad, su personalidad es como la de un menor y esta persona aprovechó cuando estaba solo y se lo llevó para cometer estos actos. El mismo muchacho le contó a su progenitora que había tenido relaciones con una mujer y luego de las labores de vecindario se dan cuenta que se trataba del indiciado y por eso instaura la denuncia”, contó una fuente judicial.

Investigadores de policía judicial de infancia y adolescencia de Pamplona iniciaron las investigaciones y a través de seguimiento a cámaras de seguridad del sector y entrevistas a testigos comprobaron el delito y solicitaron a la Fiscalía Primera de Pamplona la orden de captura.

Franklin fue enviado a la cárcel, luego de aceptar los cargos por los que fue acusado.

Image
La opinión
La Opinión