Escuchar este artículo

Van 9 policías asesinados en Norte de Santander

Tres homicidios se han hecho en Cúcuta y Tibú, y uno en Villa del Rosario, Ocaña y San Calixto

A nueve ascendió la cifra de policías, adscritos a la Metropolitana de Cúcuta (Mecuc) y la Policía de Norte de Santander, asesinados en lo corrido del año por artefactos explosivos, hostigamientos o plan ‘pistola’.


Si quieres tener acceso ilimitado a toda la información de La Opinión, apóyanos haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion


A pesar de los esfuerzos de las autoridades para dar captura a los responsables de estos crímenes, todavía existen varios casos en los que ninguna persona ha sido judicializada.

Los municipios en los que más se han registrado estos asesinatos son Cúcuta y Tibú. Le siguen Ocaña, San Calixto y Villa del Rosario con un homicidio.

El avance de las investigaciones

De cuatro asesinatos a policías en Cúcuta y su área metropolitana han capturado a los responsables de dos hechos.

El primer homicidio que se registró fue contra el intendente Tomás Andrés Paredes, en la noche del 21 de enero cuando compraba bebidas embriagantes en un local comercial en Prados del Este. El hecho quedó registrado en una cámara de seguridad, por lo que en pocas semanas dieron con el presunto homicida identificado como Ricardo Antonio Arévalo, ‘El Chino’, quien continúa en prisión.

El segundo ocurrió el 11 de febrero en un puesto de control de uniformados de Tránsito y Transporte, ubicado en la vereda Guayabales. Según la comunidad hubo un atentado con explosivos donde murió el patrullero Francisco Javier Sánchez.

Aunque en su momento se ofreció hasta 100 millones de pesos por información para dar con los responsables del ataque, hasta la fecha no hay capturas.


Conozca: Policía asesinado en Tibú había sido condecorado


El tercer hecho se dio el 11 de marzo en un establecimiento de la Autopista Internacional donde el patrullero Carlos Daniel Castro Castro fue asesinado a disparos por integrantes de la banda delincuencial 'Los Toyoteros', que le hurtaron la camioneta de la Unidad Nacional de Protección que llevaba.

Un mes después uniformados de la Sijín desmantelaron la banda y capturaron a nueve personas entre esas Johan Martínez Romero, ‘El Menor’ y Jhon Faber Restrepo González, ‘El Paisa’, quienes fueron acusadas del homicidio.

El último fue el uniformado Henry Javier Castillo Gaona en una garita de vigilancia en la subestación de Banco de Arena tras ser blanco de un francotirador.

La fuente judicial aseguró que todavía continúan las investigaciones para atrapar a los responsables de ese hecho, pero debido a la compleja situación de seguridad, no han logrado avanzar.

Image
El miércoles hicieron una velatón en el comando de la Mecuc por los policías asesinados este año.
 
En el departamento

El primer crimen fuera de Cúcuta se dio el 17 de febrero en San Calixto cuando el policía Carlos Alberto Godoy Ceballos fue asesinado por un francotirador en una garita de vigilancia. Las autoridades lo atribuyeron al Eln.


Entérese: Francotirador dejó gravemente herido a un policía en Banco de Arena


Yorman Gabriel Figueroa Bautista murió el 23 de mayo, cinco días después de que integrantes de la disidencia del Frente 33 de las Farc lanzaran una granada contra la estación de Policía de Tibú.

También en Tibú, Rafael Jesús Solano Quintero, adscrito al Grupo de Operaciones Especiales (GOES), fue asesinado a bala en un enfrentamiento en el casco urbano cerca a la estación de Policía. La Policía dio de baja a dos presuntos delincuentes.

El cuarto ocurrido en el departamento fue en un plan ‘pistola’ perpetrado por delincuentes contra el subintendente José Leonardo Jaimes y su compañero en el barrio Santa Clara en Ocaña el 9 de julio.

En el enfrentamiento uno de los delincuentes murió y los otros dos huyeron. Sin embargo, fueron ubicados en el barrio Colinas de la Esperanza e identificados como José Rafael Carrascal Sánchez, Tocayo, y Jhonier Carrascal Pérez, Robinson, presuntos integrantes de la disidencia del Frente 33 de las Farc.

Y hace tres días en la zona rural de Tibú perdió la vida James Antonio Morales Úrico. El uniformado murió por un disparo de un francotirador en el pecho.

La orden del Clan del Golfo

Los dos últimos policías asesinados, Morales Úrico y José Jaimes se dieron en medio del plan ‘pistola’ que ha adelantado el Clan del Golfo a nivel nacional desde que se confirmó la extradición del cabecilla principal de la estructura: Dairo Antonio Úsuga David, ‘Otoniel’.


Además lea: Minero, baleado y rematado a tiros, en La Fortaleza


Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
La opinión
La Opinión
Viernes, 29 de Julio de 2022

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Temas del dia Foros La Opinión