Escuchar este artículo

Viaje sin retorno de tres primos y una mujer

Jueves, 9 de Julio de 2020
Las víctimas salieron el domingo de Cúcuta a Tibú y en Banco de Arena fueron abordadas por sujetos armados.

El viaje planeado por los hermanos Juan Andrés y Jorge Sánchez Pacheco para reencontrarse con su papá, quien trabaja en una finca de la zona rural de Tibú, y a quien no veían desde hacía tres años, terminó siendo una pesadilla y una tragedia para tres hogares en Norte de Santander.

Los dos jóvenes, según un familiar, organizaron su travesía hacia esa población en el Catatumbo la semana pasada y para evitar algún inconveniente por las restricciones de la pandemia en el desplazamiento desde Bogotá, donde trabajaban en una parcela cultivando hortalizas desde hace varios años, sacaron un permiso que les permitió llegar tranquilamente hasta Cúcuta.

Ellos arribaron a la capital nortesantandereana la noche del pasado viernes 3 de julio. Los hermanos viajaron desde la capital del país en una moto Suzuki DR 200 y se quedaron en la casa de familiares.

Lea También: Hallan desmembrados y en costales a dos de los cuatro desaparecidos

El domingo, se unieron al viaje el primo Joimar David Lindarte Rodríguez, y a una amiga, Yadira Herrera Aguilar, quienes decidieron acompañarlos en otra moto Suzuki GN.

Pero, tras tomar una ruta diferente a la habitual desaparecieron, al parecer, tras ser retenidos y asesinados por presuntos miembros de Los Rastrojos,  en el sector La Invasión, a menos de un kilómetro de Banco de Arena.

La muerte

“A nosotros nos decían que a ellos los habían asesinado a tiros, luego los descuartizaron y los restos los echaron en unos costales, para luego lanzarlos al río Zulia, que pasa por debajo del puente de Puerto León. Eso mismo le dijimos a la Policía para que fuera a buscarlos, pero no encontraron nada”, señaló el familiar.

Ante el desespero y la incertidumbre, las familias decidieron pagarle a unos empleados de una funeraria para que fueran a las coordenadas donde les habían dicho que podían estar los cuerpos descuartizados.

Y así fue. El miércoles en la tarde, los funerarios hallaron unos chulos sobre unos costales. Adentro, estaban los restos de Joimar David Lindarte y de su primo Jorge Sánchez Pacheco.

Ayer, el personal de la funeraria regresó al mismo sitio, pero no hallaron nada. Además, el río aumentó su caudal y les fue imposible seguir adelante.

Image
La opinión
La Opinión