Escuchar este artículo

Yulimar Rojas tras oro y récord mundial en Tokio-2020: "es mágico"

Domingo, 1 de Agosto de 2021
La venezolana tendrá unos días para "disfrutar" su presea, pero de una vez plantea nuevos objetivos muy ambiciosos, como convertirse en la primera mujer que alcanza el hito de 16 metros.

La venezolana Yulimar Rojas celebró como un momento "mágico" el oro con récord mundial de 15,67 metros que ganó este domingo en el salto triple femenino de los Juegos Olímpicos de Tokio-2020.

"¡Guao! Si puedo definir, describir este momento, es mágico. Yo siempre he tenido fe en mí, siempre he tenido fe en el trabajo que hacemos a diario y en la persona que soy y en la gran atleta en la que puedo convertirme. Se ven ratificadas aquí las ganas de salir adelante y de triunfar", dijo Rojas tras abandonar la pista del Estadio Olímpico de Tokio envuelta en la bandera de Venezuela.

"Me voy de Tokio por la puerta grande, agradecida por este momento único, que va a ser recordado por mí y por todas las personas que lo vieron", agregó la deportista de 25 años.

Lea también: Mariana Pajón denunció que ella y su esposo recibieron amenazas

Al conquistar la medalla de oro en Tokio-2020 con su registro de 15,67 metros, Rojas rompió el récord mundial de 15,50 que la ucraniana Inessa Kravets fijó el 10 de agosto de 1995. 

La venezolana se había quedado con la plata en Rio de Janeiro-2016.

Unos minutos después, en rueda de prensa, Rojas expresó que estaba segura de que podía conseguir el objetivo.

"Desde que me levanté hoy en la mañana sabía que podía ser un gran día", relató. "El comienzo de la competencia fue brutal, me sentí muy bien desde el primer salto", expresó en referencia a su intento inicial, que marcaba un récord olímpico al superar los 15,38 metros que firmó en 2008 por Francoise MBango, de Camerún, registro que caraqueña pulverizaría con su plusmarca mundial.

El récord mundial llegó en el sexto intento.

"Mi mente, mi corazón y mi cuerpo sabían que lo había hecho" al aterrizar en el foso, relató Rojas. "Ver gritar a mi entrenador (el cubano Iván Pedroso) levantar las manos gritando '¡lo logramos! ¡lo logramos!' fue increíble".

Le puede interesar: Jugadoras de sóftbol de México fueron acusadas de botar a la basura uniformes olímpicos y podrían ser sancionadas

16 metros en el horizonte

Rojas tendrá unos días para "disfrutar" su presea, pero de una vez plantea nuevos objetivos muy ambiciosos, como convertirse en la primera mujer que alcanza el hito de 16 metros.

"Es una meta muy presente en mi vida y hoy me quedé bastante cerca. Pienso que cada día se hace más latente la posible marca de 16 metros", manifestó en la zona mixta.

"Yo soy una atleta que no se pone límites, mi techo no tiene límites, Yo puedo conseguir lo que mi mente y mi corazón quiere, así que los 16 metros son parte de mi lucha diaria y vamos a ir poco a poco a seguir dándolo todo en lo que quede de mi carrera".

"Creo que si tienes una meta y quieres lograr grandes cosas solo tienes que creértelo y no ponerte límites", indicó.

"Sabía que podía lograr esto que me está pasando, sabía que el trabajo que veníamos haciendo todo el año era para consagrarme y que a Tokio-200 iba a venir a darlo todo, a entregarlo todo y así ha sido. Pienso que he cumplido, he cumplido conmigo misma más que todo, porque sabía que podía hacerlo".

Rojas, parte de la sección de atletismo del FC Barcelona, agradeció el apoyo de su entrenador, el exsaltador cubano Iván Pedroso, con quien comenzó a trabajar en 2015 después de haberlo contactado por Facebook. 

Lea también: Mariana Pajón hace historia: primera colombiana en alcanzar tres medallas olímpicas

"Contactar a Iván Pedroso por esa red social fue un cambio drástico en mi vida y estar con él ahora en España entrenando y acá rompiendo un récord del mundo no tiene precio. Estoy muy alegre por ese privilegio", aseveró.

Honor a Ibargüen

Rojas tuvo palabras para la colombiana Caterine Ibargüen, la ganadora de la medalla de oro en Rio-2016.

"Yo siempre he dicho que ella es una atleta que van a pasar muchos años en Colombia para que llegue otra (...). Yo sé que ella se quería ir de Tokio de una forma distinta, pero ella no tiene que darle explicaciones a nadie. Es una atleta que merece respeto, merece el honor y la admiración no solamente mía, sino de todo el mundo", indicó.

"Ha sido muy aguerrida, ha sido un ejemplo de lucha, de sacrificio, de esfuerzo y de superación".

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
AFP
AFP