Escuchar este artículo

El teatro me rescató: Julián Cabrales

Martes, 28 de Septiembre de 2021
En el 2011, Cabrales encontró su verdadera profesión en el arte.

Julián Cabrales recitaba poesía y cantaba en los festivales de Tibú. Su padre lo llevaba y lo incentivaba desde niño. En quinto de primaria montó su primera obra de teatro acompañado de su profesora de Español. Y en Tibú pasó su niñez hasta que sus padres se trasladaron a Cúcuta porque no querían seguir exponiéndolo a raíz de la ola de violencia.

En el Salesiano, técnico de Cúcuta, continuó sus estudios y allí afianzó su amor por las artes.

Lea aquí: El cucuteño Santiago Pérez compite a ritmo de rap

En noveno, tuvo un ‘foco’ de indisciplina, “y el teatro me rescató”. Le tocó imitar  a uno de los integrantes del grupo argentino Les Luthiers. En el 2008 fundó el grupo de teatro y participó en  diferentes festivales. Después de terminar bachillerato, empezó a estudiar Comercio Exterior en la Udes, pero se matriculó  en un taller de actuación con Gregorio Pernía, “quien se convirtió en mi padrino, el que me dijo: véngase para Bogotá a estudiar actuación.Fue el trampolín y al mismo tiempo el impulso que me faltaba para tomar esa decisión”.

Y así lo hizo. Entró a Casa Ensamble, de Alejandra Borrero, y ahí grabó su primer cortometraje profesional con Carlos Gaviria, director ‘Sin senos no hay paraíso’. También participó en el Festival Iberoamericano de  Teatro, con la obra  ‘Falsos positivos’ que salpicó, la provincia de Ocaña, “cada vez me iba vinculando más a la región, a resaltar mis raíces”, porque su papá es ocañero y su mamá, cucuteña.Pasó al Teatro Libre, “a profesionalizarme”, en convenio con la Universidad Central.

Fue representante de los estudiantes y fue becado con el 15%.Cinco años después, 2017, obtuvo el título de Maestro de Arte Drámatico. Pasó por todas las obras clásicas de Shakespeare, Brecht y Moliere que le han servido de cimiento para su carrera. También se somentió a entrenamiento físico, de voz, técnica de interpretación y actuación. Claudia Rojas se convirtió en su primera mánager logrando el casting  para  ‘Nadie me quita lo bailao’, y por no tener visa, lo descartaron para  el protagónico.

Le puede interesar: Mariana Belén, una ‘jefa de enfermera’ cucuteña

Sin embargo,  grabó algunos capítulos. Y ahí empezó su recorrido en el ámbito audiovisual. Ha estado en  ‘Tu Voz Estéreo’, en la película colombo-francesa ‘Hacia la batalla’ y en ‘El man es Germán’. Llegó la pandemia y paró la actuación, pero afloró el hombre de negocio. Montó la casa cultural ‘La Bohemia’ con café y hostal. Y hace cuatro meses lo llamaron para que se metiera en la piel del vigilante Vicente Barragán que “me ha dado mucha luz”.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
En la novela ‘Enfermeras’ interpreta al vigilante del edificio.
Image
Celmira Figueroa
Celmira Figueroa