Escuchar este artículo

'Espiral', el nuevo rompecabezas de Saw que llega al cine

Miércoles, 30 de Junio de 2021
Calificada como “intensa y visceral”, esta es una entrega que se acerca más al género del thriller y el terror. La película ha recaudado más de US$ 1.000 millones en el mundo.

Junto a la reapertura total de los cinemas en Colombia, revivirá este jueves, primero de julio, 'Espiral: El juego del miedo continúa', 9ª secuela de SAW, la saga de culto es protagonizada por Chris Rock y Samuel L. Jackson, Max Minghella, Marisol Nichols y Zoie Palme completan el elenco de este rompecabezas de misterio y terror.

Darren Lynn Bousman es el director, quien regresa tras 14 años de SAW IV y es aclamado por los fans por su talento para rodar los filmes más taquilleros de la serie.
Durante 93 minutos, la audiencia vivirá una experiencia vertiginosa de acción, misterio y thriller, con giros inesperados y espeluznante terror. El detective Zeke Banks (Chris Rock) tendrá que lidiar con los fantasmas de su pasado y las evocaciones de su padre Markus Banks (Samuel L. Jackson), un exagente con más amigos que enemigos en su grupo de la policía.

A este ambiente, se suma el asesino en serie más provocador del cine, Jigsaw, el asesino del rompecabezas que pareciera seguir vivo. Este laberinto es una espiral de suspenso en donde cada minuto sucederá algo cada vez más aberrante.

Secuela y revitalización de la aterradora franquicia de Saw

SAW comenzó en 2004 y estrenó una película anual desde entonces hasta el 2010. Luego de tomarse una pausa de 7 años, regresó en 2017 con Jigsaw. Cada una logró una sorprendente taquilla internacional de más de US$100 millones, con excepción de SAW VI (US$ 68 millones). Esta saga es un caso de éxito en la industria cinematográfica y en las escuelas de cine se analiza por su componente renovador. SAW en 2004, se rodó con tan solo US$ 1.2 millones y supo plantear una historia novedosa, con una alta dosis de suspenso psicológico y con imágenes de violencia explícita que logró crear una comunidad de seguidores del género gore (o cine splatter) en el mundo.

Sus productores la han catalogado como una secuela y, al mismo tiempo, como el reinicio de una saga que después de 17 años, surge revitalizada, con su esencia sangrienta y fuerte tensión psicológica. Esta entrega se aleja un poco de sus raíces de terror y se adentra más en el territorio de los asesinos en serie al mejor estilo de Seven (David Fincher), en una nueva dirección que atraerá nuevas audiencias.

Tras 14 años de haber dirigido la SAW IV (2007), Darren Lynn Bousman imprime su impredecible visión en Espiral, en la que trabajó no solo de la mano de Josh Stolberg y Pete Goldfinger, creadores de las sádicas trampas de Jigsaw (2017). El propio productor ejecutivo y protagonista, Chris Rock, también participó en el desarrollo del guion y está totalmente inmerso en este nuevo proyecto creativo, que asegura el reposicionamiento de la saga.

¿Cómo nació la franquicia Saw?

James Wan y Leigh Whannell, creadores de Saw, estudiaron Artes Audiovisuales en Melbourne, Australia. Como amigos inseparables, soñaron con hacer películas juntos y con algo de dinero ahorrado, rodaron un corto de 8 minutos con una de las escenas de la historia.

Viajaron a Los Ángeles y consiguieron que la productora americana Evolution produjera la película, mantuviera a James en la dirección y a Leigh en el guion y la actuación. SAW se exhibió por primera vez en el Festival de Cine de Sundance, en enero de 2003. Un año más tarde, fue distribuida alrededor del mundo. Su intriga, sus imágenes sangrientas, su historia violenta y la carga de suspenso psicológico, la han convertido en una de las cintas de culto del subgénero del terror. 

Image
La opinión
La Opinión