Escuchar este artículo

Marta Aranda le imprime arte a sus tortas

Jueves, 2 de Septiembre de 2021
La repostera, quien es abogada, regresará a Estados Unidos para adquirir más conocimiento.

Marta Aranda había guardado, en un cofre, con candado, el gusto por la repostería. Ese arte le atraía desde que era una niña. Sin embargo, lo había pospuesto por terminar estudios de primaria y secundaria en el colegio Santa Clara y después el de Derecho en la Universidad Libre.

Le puede interesar: Esta es la bella hija de Gregorio Pernía

Luego asumió el papel de esposa y de madre de dos hijos. El aplazamiento seguía mientras litigaba y se desarrollaba como profesional en distintas entidades como la Contraloría, el Bienestar Familiar, Inurbe, Telecom, Seguro Social y en la Cámara de Comercio. Esos últimos años la hizo reflexionar y obedecer a la voz que le hablaba internamente.

Sacó papeles y sin dudarlo viajó a Miami en busca de “ese eslabón perdido”.  Y allá, precisamente,  encontró la llave con la que decidió abrir ese enigmático cofre.  De ahí sacó las fuerzas para empezar en el mundo de la repostería. Sin hablar inglés, pero con la mente abierta y las manos dispuestas a moldear, a amasar, a pintar, a hornear, a decorar, a escuchar, a llenarse de conocimiento que afianzó en Argentina, durante cuatro meses que pasó en unas vacaciones de verano. 

Lea también: ABBA se lanza a una nueva aventura musical 40 años después

Su vida también se fue llenando de colores y sabores al participar en un concurso de repostería en  Michael’s patrocinado por Whilton. Allí presentó una singular canasta tejida con frutas, mariposas y orquídeas de una sutiliza extraordinaria que los jurados la dieron como ganadora.

Sin embargo, Marta Aranda no se había enterado del premio por el desconocimiento del idioma y fue una latina la que le informó que su trabajo había sido escogido como el mejor. “De la emoción lloré y lloré porque fueron muchos los sentimientos encontrados. Estaba sola en medio de desconocidos y ver que me elogiaban mi canasta fue algo fantástico”, recuerda once años después, sentada con la tranquilidad de los años vividos en su escritorio donde atiende a su exquisita clientela en el taller que abrió en La Riviera.

Lea además: ¿No les gustó estar en el programa ‘Masterchef’?

Regresó a Cúcuta atraída por ese imán  sanguíneo. Extrañaba a sus hijos Diego y Silvia del Pilar y  a sus cinco nietos. Y por ellos decidió anclarse otro tiempo en esta ciudad de frontera. No quiso cruzarse de brazos sino compartir conocimiento, regar esa semilla que siguiera germinando por medio de otras manos. Sus tres o cinco alumnas, que se ‘gradúan’ cada año han replicado a su vez esa manera de transformar el pastillaje o el azúcar en arte, donde la creatividad va de la mano de la finura, del detalle, para que a primera vista parezca real y no una ficción.

Se ha atrevido a romper esquemas, pardigmas, donde el cliente queda asombrado con lo que ve y hasta que no toca y prueba no se cerciora que se trata de un postre artesanal, hecho con la mejor  filigrana, para todas las ocasiones y  sin distingo de edades.

Image
Variados detalles para adornar una torta para alguna ocasión especial de un ser querido./ Fotos: Instagram.

 

Su álbum en Instagram está lleno de curiosidades y cada torta, ponqué o pudín sorprende y supera al siguiente.

Entérese: Marvel mira hacia China con 'Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos'

Los motivos, que por lo general, el cliente lo deja  para que ella lo escoja a su gusto, son variados e inimaginables. ¡Cuándo se creía ver un reloj de marca Rolex con tanto detalle convertido en algo comestible? ¿O un par de zapatos de bebé adornando la torta para un cumpleaños? Y qué decir de una camisa bien doblada acompañada de una gorra, especial para  regalar en una fecha especial a un papá, esposo o hermano. O para los fanáticos del fútbol encontrarse con el escudo de su equipo y un balón que luego se desvanezca en su boca. O para las niñas amantes de las muñecas descubrir ese mundo mágico en un solo lugar. Y para los niños encontrar un automóvil sobre  la torta de su cumpleaños. 

También: De Salazar de las Palmas, nueva Miss Teen Universe Norte de Santander

En fin las descripciones quedan cortas  para esa infinidad de diseños en lo que convierte el pastillaje una especie de plastilina que puede moldear a su anotojo.

Marta Aranda ejerce, incluso, su profesión de abogada,  desde el taller de repostería que bautizó ‘Epicure Cake’s’  que permanecerá abierto hasta el otro mes porque emprenderá nuevamente viaje hacia Estados Unidos, pero en esta ocasión defendiéndose con el inglés y más pulida con ese arte que le imprime a las tortas.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Celmira Figueroa
Celmira Figueroa