Escuchar este artículo

¿Qué hago con mi mascota si me enfermó de COVID-19?

Martes, 20 de Julio de 2021
Los expertos recomiendan tener todas las opciones de cuidado contempladas antes de padecer la enfermedad.

Quienes cuentan con una mascota en casa deben estar preparados para casos de eventualidad, un plan de acción en caso de que no puedan encargarse de ella por un contratiempo, como lo es esta época de enfermedad por COVID-19, explica la etóloga Sandra Alba.

Para ella, se debe aprovechar mientras no se tiene el virus para experimentar las diferentes alternativas que se ofrecen para identificar cuál es la que mejor se adapta tanto al dueño como a la mascota, y de esta manera prevenir futuros inconvenientes. “Es importante visualizar eso, para que no lo cojan a uno desprevenido”.

Así mismo, la médica veterinaria del Centro de Veterinaria y Zootecnia de la Universidad CES, María Soledad González, cuenta que “si una persona tiene coronavirus, y con sus manos toca a una mascota puede impregnarle el virus, y el perro y el gato ser fómites, es decir, si una persona sana toca a esa mascota que está infectada y que tiene secreciones puede llegar a sufrir la enfermedad. El animal se convierte en un transmisor pasivo”.

Para evitar esto, Alba recomienda “fumigar las manos del cuidador, la correa y las paticas de la mascota tanto para recibirlo como para entregarlo,” a la persona que vaya a asistirlo mientras se cuida de la enfermedad, tomando “las precauciones normales como si fuera a recibir un domicilio, o entregar algo, son las mismas”.

Por su parte la etóloga María Soledad Solorzano, advierte que al estar enfermo se debe tener más cuidados al interactuar con los gatos, al limpiarles las cajas de arena, o al besarlos, porque las defensas están debilitadas y puede ser un riesgo para la salud contraer otra enfermedad.

Igualmente, un estudio reciente de un equipo de la Universidad de Guelph determinó en un trabajo presentado en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas que tanto perros como gatos pueden enfermarse de coronavirus, pero es raro y generalmente solo llegan a tener síntomas leves.

Aclarado esto, aquí van tres alternativas para cuidar a su mascota cuando el dueño esté enfermo y viva solo o no puedan cuidarlo debidamente los otros habitantes de la casa:

  • Busque personas de confianza

Es normal pedirle a un amigo o familiar que cuide su mascota, busque personas de confianza, cuando no esté enfermo, para que en caso de que la enfermedad se complique y le sea difícil continuar con los cuidados, o deba ser hospitalizado, se tenga claridad sobre cómo proceder.

Tenga en cuenta que, si la persona de confianza también tiene mascotas, debe hacer una presentación previa, como indica la etóloga Soledad, los gatos y los perros son muy territoriales, especialmente con desconocidos.

Sea abierto e informativo, exprese desde un principio las rutinas que se tienen con la mascota “los animales son de costumbres, entonces, por ejemplo, el perro le va a pedir que lo saque a las 8 de la mañana, luego al mediodía y a las seis”, indica Alba.

  • Revise la posibilidad de una guardería

Esta es la opción más recomendada por Alba, porque algunas eventualidades implican salir por largos periodos de tiempo, o le impiden físicamente atenderlo. Allí, personas expertas le brindarán los cuidados que requieran las mascotas. Algunas prestan servicios como el de baño, también se suele contar con espacios para que los gatos escalen y áreas abiertas para los perros que comparten, evitando el factor territorial. Eso sí, el cuidador debe asegurarse de que se trate bien a su mascota y que esta disfrute ese espacio.

Alba recomienda hacer las siguientes preguntas: “¿Dónde lo va a tener?, ¿cómo los tratan?, ¿está contento?, ¿él sale contento?”.

También, la etóloga Soledad sugiere prestar atención al comportamiento en los días posteriores a la visita, por si la mascota adopta comportamientos extraños, como agresividad, falta de apetito y sueño o desaliento.

  • La visita al parque, primordial para los peludos

Para los perros es muy importante que puedan salir al menos una vez en el día, para evitar el estrés que les causan los espacios pequeños y puedan hacer sus necesidades. Por eso, en caso de estar encerrado por cuarentena, es recomendable llamar a un paseador, suelen ser más económico que una guardería y el perro puede permanecer en el hogar, pero se deben tener precauciones de bioseguridad, así como advertir al paseador de las condiciones en las que usted está.

Alba reconoce que las mascotas “perciben la situación, ellos sienten que el cuidador está enfermo, presienten esas cosas, pero los perros llega un punto en que se desespera y pide la salida”, de ahí la importancia del paseador, pero también se pueden recurrir a los ejercicios en la casa que lo distraigan, por ejemplo “esconda comida, algo que le encante, para que los busque”, es preferible que sean distracciones mentales para “disipar un poco esas salidas”, indica la etóloga.

Los perros pueden manifestar la necesidad de salir de varias maneras, así lo explica la veterinaria Mónica Hernández: “rechazo al juego , falta de apetito, esconderse, destrucción del espacio, orinar por fuera de su arenero o marcar el lugar”. Cuando esto ocurre es necesario tomar acciones inmediatas para evitar que se vuelva un hábito o cause un daño mayor en la mascota.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion

Image
Colprensa
Colprensa