Formulario de búsqueda

-
Sábado, 11 Enero 2020 - 1:00am

La construcción del estadio Santander

En 1942 la Junta de Fomento del Deporte adquirió los planos de un moderno estadio.

Durante la primera mitad del siglo XX el único escenario en el que se permitía la presentación de los diversos eventos en la ciudad, fueran  culturales, sociales, deportivos e incluso algunos religiosos, era la Plazuela del Libertador, espacio escogido, desde la reconstrucción, para tales fines. Para ubicarnos en el contexto actual, situémonos en el Parque Nacional, avenidas tercera y cuarta entre calles octava y novena. Allí se presentaban espectáculos de los géneros más variados, circos, corridas de toros, pero especialmente partidos de fútbol en los años cercanos a la media centuria, cuando por razón de la guerra empezaron a decaer las presentaciones de los grupos artísticos que venían del viejo continente.

Ante la ausencia de un espacio que permitiera tanto la presentación de espectáculos como la práctica deportiva y atlética, en 1942 la Junta de Fomento del Deporte adquirió los planos de un moderno estadio que fue diseñado por el ingeniero cucuteño Víctor Pérez Peñaranda y emprendió las gestiones tendientes a iniciar su construcción principal que giraba entonces, en torno a una cancha de fútbol. En una visita reciente que había hecho a la ciudad el Ministro de Educación Germán Arciniegas, dijo que la obra tenía “una rara belleza” y que era necesario que se apoyara la obra, máxime cuando se trataba de un profesional hijo de esta tierra y abrigaba la esperanza que con el esfuerzo solidario, la juventud cucuteña tendría su estadio completo para su fiesta que es la fiesta del porvenir, de la salud, del espíritu y ante todo de la patria.

En el comunicado divulgado, la institución de fomento deportivo, integrada por ciudadanos cucuteños de probada buena voluntad, ha logrado conseguir inicialmente un auxilio del tesoro municipal y se espera que el gobierno departamental en cabeza del doctor Guillermo Eliseo Suárez, igualmente preocupado por el engrandecimiento regional, haga efectiva alguna partida del presupuesto departamental. La magnitud del proyecto le exigía a la Junta todo su esfuerzo en lograr obtener la mayor cantidad de recursos para la terminación de la obra, razón por la cual, emprendieron la dura labor de promover, por suscripción pública, la contribución voluntaria de la ciudadanía con la esperanza de conseguir la totalidad de los aporte necesarios para lograr su total construcción.

A mediados del segundo semestre del año en mención, se iniciaron las gestiones para la adjudicación del contrato de obra, el cual se firmó con el consorcio de constructores de la época conformado por los ingenieros Pérez Peñaranda y Faccini. Al comienzo se realizó la explanación del terreno y su cerramiento, continuando, de conformidad con los planos, con la edificación de las tribunas de cemento y posteriormente el levantamiento de un magnífico frontis, que hubiera debido mantenerse a pesar de la última remodelación que se hizo cuando el vetusto estadio construido a principios del decenio de los cuarenta fue total y bellamente adecuado a las necesidades de un escenario digno de una ciudad de las condiciones de Cúcuta.

Pero sigamos con el proceso de consecución de los recursos, toda vez que la construcción, tal como se presupuestó, solamente duró unos pocos meses, toda vez que, el estadio, estuvo listo a mediados del año siguiente, pues el entusiasmo y apoyo de todos los sectores de la ciudad se aglutinaron en torno al proyecto de manera tan unánime como nunca antes se había visto. En este aspecto quiero recordar que la cantidad de construcción física se reducía a un cerco en ladrillo y una tribuna, que durante todo el tiempo hasta nuestros días se llamó “la tribuna de sombra”, por lo tanto, no se esperaba una demora mayor. En su interior, se diseñó una pista atlética que se reducía a una calzada en tierra apisonada y una cancha simple, sin gramilla, por lo menos en sus inicios. La demarcación del terreno dedicado a la práctica del balompié tampoco se hizo y solo fue realizada cuando se oficializó el campeonato de ese deporte algunos años más tarde, con la aparición del onceno local y su primer partido oficial en el estadio en 1950.

Con la presidencia de José Manuel Villalobos, a la sazón director del diario Comentarios, líder indiscutible de la Junta de Fomento del Deporte, se procedió a convencer a la ciudadanía a entregar los aportes  a la gran obra. En sus primeros días se motivaron tantas personas e instituciones que se alcanzó una suma cercana a los dos mil pesos, cifra con la cual se comenzó a trabajar en la construcción, a la espera de los aportes oficiales prometidos por las autoridades, local y regional. Avanzada la construcción, el nuevo gobernador Carlos Ardila Ordóñez, consciente de la magnitud de la obra y a pesar de la precaria situación fiscal de departamento, ordenó incluir en los gastos de ese mes la suma de mil pesos, como parte del auxilio aprobado, según ordenanza de la Asamblea, por la suma de cinco mil pesos.

El desarrollo de la obra continuaba su curso sin mayores inconvenientes financieros. Las grandes empresas continuaron aportando sumas significativas como Tito Abbo constituido en el mayor contribuyente con la suma de doscientos pesos, la Compañía Colombiana de Tabaco y don Antonio Copello cada uno aportó ciento cincuenta pesos, la Cervecería Nueva y el ciudadano alemán Karl Schomaker aportaron cien pesos cada uno. Los conocidos almacenes y comerciantes más importantes de la ciudad, colaboraron con cifras que oscilaron entre los diez y los cincuenta pesos.

Algunos de los más importantes planteles educativos de la ciudad hicieron actividades que les permitió conseguir algunos pesos entre sus estudiantes y padres de familia, como puede apreciarse en las notas que fueron enviadas a la Junta por los directores de los colegios Sagrado Corazón de Jesús y Gremios Unidos, en las que se lee, que sus primeras contribuciones fueron de $34.74 el Sagrado Corazón y $34.54 el colegio Gremios Unidos, que felicitan a la Junta por la labor noble y patriótica en hacer efectiva una obra de positivo progreso y grandes repercusiones benéficas para la juventud actual y venidera, lamentan así mismo, que el aporte no fuera mayor pero que debido a la actual “pobreza franciscana” de los colegios.

A pesar de todos los inconvenientes que afortunadamente la Junta de Fomento del Deporte logró superar, el estadio Santander, como se denominó originalmente se convirtió en el centro de la actividad deportiva de la ciudad.

Gerardo Raynaud D.gerard.raynaud@gmail.com

Suscríbete y recibe las últimas noticias de La Opinión
loading...
Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Región
Artículo

Mejoramiento de vías en la vereda La Unión de El Zulia

Pusieron 554 metros de placa huella en esta zona.

Cortesía
Cúcuta
Artículo

Habrá un aplicativo contra la inseguridad en Cúcuta

Desde la Mecuc se construyó el Análisis Integral de Seguridad y Convivencia Ciudadana.

Archivo
Publicidad
Cúcuta
Artículo

Avance de obras: Tres puentes y Cuatro Vientos

Las dos estructuras estarán en funcionamiento este año.

Luis Alfredo Estévez
Entretenimiento
Artículo

‘Taty’ Ramírez, una versátil administradora

Desde hace más de dos meses descubrió que en las redes sociales podía contribuir  con su granito de arena.

Cortesía
Publicidad
Región
Artículo

Norte de Santander, listo para las pruebas COVID-19

$1.300 millones destinó el Gobierno Nacional para el laboratorio.

Cortesía para La Opinión
Frontera
Artículo

Táchira sin gasolina, pese a flexibilidad de la cuarentena

Precios internacionales están suspendidos.

Cortesía
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Judicial
Artículo

Policía pensionado cae por extorsión

Banda delinquía con falsas órdenes de captura.

Policía
Publicidad
Economía
Artículo

Empresarios locales participarán de rueda de negocios ‘Somos Colombia’

Con la meta de acercar a las empresas regionales con las grandes compañías a nivel nacional.

Archivo La Opinión
Judicial
Artículo

Pelusos, aliados con bandas criminales en Villa del Rosario

Para expandir totalmente su imperio del terror por todo el municipio histórico y la frontera con Venezuela.

Cortesía
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.