Formulario de búsqueda

-
Lunes, 2 Diciembre 2019 - 1:00am

Una visita a la Licorera

A mediados de los cuarenta, cuando la fábrica apenas comenzaba sus operaciones de destilado, era su maestro licorero el señor Carlos Angarita Parker y el administrador de la planta, el señor Carlos Serrano.

Recién creada la Licorera del Norte de Santander, para el montaje de sus instalaciones se apropió de un lote de terreno localizado en las cercanías del matadero de la ciudad, ubicación que reunía todos los beneficios para el desarrollo de sus actividades y alejada del centro urbano y retirada de  viviendas y otros domicilios. Esa ubicación de la que queda como vestigio su vetusto edificio, todavía existente hoy, está ocupada por una de las escuelas de la congregación de María Auxiliadora, en la calle once entre avenidas cero y primera. Para los transeúntes acuciosos que transitan por la calle once, aún puede apreciarse frente a su fachada, un reborde por debajo del cual circulaban las aguas de una de las  “tomas” que le suministraba el líquido necesario para sus procesos, así como surtía del mismo al degolladero municipal, situado a escasos metros al norte del lugar.

A mediados de los cuarenta, cuando la fábrica apenas comenzaba sus operaciones de destilado, era su maestro licorero el señor Carlos Angarita Parker y el administrador de la planta, el señor Carlos Serrano. Como dato curioso ejercía las funciones de “fiscal” de la empresa del departamento, nadie menos que el conocido “Trompoloco”, Carlos Ramírez París, quien me supongo aún no ejercía su labor periodística, toda vez que su dedicación al periodismo data de los primeros años de la década de los cincuenta.

Pues bien, inquietos por conocer los pormenores de la naciente empresa que para otros departamentos había sido exitosa, un grupo de periodistas realizó un recorrido en compañía de sus expertos funcionarios para conocer la realidad de la organización y los beneficios que traería para la región su desarrollo.

Inician entonces el recorrido y el experto licorista les enseña el primer paso de la producción, el destilador. Les explica a los periodistas que cuando recibió el encargo, la empresa operaba el destilador, un día produciendo aguardiente y otro día, alcohol. A continuación, pasan a la sala de calderas, sólo hay una en funcionamiento en ese momento, pues uno de los  buitrones está en mantenimiento. Por esta razón, manifiesta que la producción actual es de treinta mil litros, pero que cuando está en plena actividad y toda la maquinaria trabajando, su capacidad se eleva a unos noventa mil litros mensuales. Agrega que está elaborando un documento para presentar a las directivas con el objeto de conseguir unos aditamentos especiales que le permitirá a la Licorera atender la demanda de todo el Departamento. 

El principal problema que teníamos, dice, es que en la fábrica no había existencias para garantizar la entrega oportuna a los clientes y con la interrupción por el arreglo de la caldera nuestra principal preocupación era quedarnos sin producto. Con su hablar lento pero seguro, los periodistas se contagian de su seguridad y se convencen de que es dueño de una convicción que merece todo el respeto, más cuando les enseña el patio de carbones, donde se deposita y almacena el material que alimenta las calderas, detallando que antes de su utilización es sometido a los análisis que les permite conocer sus características químicas y físicas para obtener de él su mejor potencial. Esta explicación causa la curiosidad de los comunicadores y uno de ellos le pregunta: ¿le trae algún beneficio ese análisis? Sí señor, responde, nos permite usar el mejor carbón, lo que se traduce en un ahorro por su manejo más eficiente que desde que se hace, le representa a la empresa una economía de unas cuarenta cargas diarias, que también lo es para el Departamento.

Siguiendo el recorrido llegan a un salón donde se está habilitando el taller de carpintería. Declara que es de absoluta necesidad, puesto que hay elementos que antes debían comprarse como barriles, cajas, estanterías y otros, que ahora son fabricados en la misma empresa representando un ahorro sustancial.

El paso siguiente fue la visita al laboratorio, una dependencia que antes estaba relegada casi que al olvido, pero que ahora trataba de  retomar la importancia que debe tener en toda empresa que se dedica a la producción de licores y demás productos derivados de la destilación. Vean mi ‘gran laboratorio’, les dijo Angarita Parker a los visitantes, vean que no tengo los elementos necesarios para investigar ni para desarrollar productos novedosos; este laboratorio debería dotarse de elementos que permitiera una explotación más racional de las materias primas e insumos que utilizamos, como lanzándoles la idea de presionar para que esto ocurriera a través de los medios. Da como ejemplo la posibilidad de explotar la producción de ‘gas carbónico’, un subproducto que se está perdiendo en una proporción de doscientos millones de litros mensuales y que podría estarse vendiendo a las fábricas locales e incluso exportar el sobrante; sería un ingreso adicional, tanto para la fábrica como para el Departamento. ¿Cuesta mucho aprovechar o producir este gas carbónico? Pregunta uno de los periodistas. Absolutamente, sólo se requiere proveer las tapas de las cubas de fermentación y la tubería necesaria para su captura y conducción con su respectivo compresor. A este respecto concluye diciendo que, al parecer, la administración está haciendo algunas gestiones con miras a la ejecución de este proyecto, que considera esencial para las finanzas de la empresa.

Finalmente, los visitantes son llevados al salón de envase. Una operación que en sus inicios era completamente manual. Para la realización de estas operaciones sólo se contrataban mujeres, pues se consideraba que tenían un manejo más delicado de los productos. En el momento de la visita, el departamento de envasado  tenía unas quince operarias que se dedicaban, unas al llenado, tapado y etiquetado de las botellas. Un grupo adicional se encargaba de la limpieza del material, tanto del producto como de los elementos en los cuales se depositaba para su distribución y venta. 

Para terminar el recorrido, el anfitrión les enseñó el depósito de materias primas, esencialmente conformada por la panela que se adquiría en la región y que luego de los análisis correspondientes elaboraban los guarapos que posteriormente se transformaban en los licores, particularmente en el más reconocido y famoso Aguardiente Extra, el aguardiente de los nortesantandereanos.

Gerardo Raynaud D.
gerard.raynaud@gmail.com

Suscríbete y recibe las últimas noticias de La Opinión
loading...
Publicidad

Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Judicial
Artículo

Asesinan a motorizado de seis balazos en Tibú

La víctima era conocida como 'Pirulo' y, al parecer, era hermano de un hombre al que mataron el domingo en ese municipio.

Cortesía
Economía
Artículo

La inflación de Cúcuta se desaceleró en noviembre

El Índice de Precios al Consumidor fue de -0,05% el mes pasado.

La Opinión
Publicidad
Política
Video

Revocarán pruebas para personero en seis municipios

Irregularidades y desorden durante la aplicación del examen llevaron a la decisión.

+ Deportes
Artículo

Ardila participará en final de la serie de desarrollo del PGA Latinoamérica

El golfista cucuteño viene de ganar bronce en los Juegos Nacionales.

Archivo
Publicidad
Judicial
Artículo

Omitir un pare, causa de fatal colisión en Pamplona

María de los Ángeles Barrera murió en Cúcuta, luego de dos días del trágico accidente.

Cortesía
Cultura
Artículo

‘La generación sin nombre’ sigue viva

Ese grupo de poetas de diferentes regiones logró un cambio radical de la prosa colombiana.

Mario Caicedo
Publicidad
suscripciones
Publicidad
Cultura
Artículo

Mujeres de Juan Frío tejen y cuentan sus vivencias

La Fundación 5ta con 5ta Crew lideró un proceso de memoria histórica en ese corregimiento, en Villa del Rosario.

Cortesía
+ Deportes
Artículo

Todo fue una confusión: gobernador sobre queja de deportistas

Anelfi Balaguera visitó a los nortesantandereanos que participan en los Juegos Paranacionales.

Cortesía
Publicidad
Cúcuta
Artículo

Captores me pidieron perdón: contratista del ICBF secuestrada en Tibú

Yolanda Ramírez duró cinco días en cautiverio por parte de presuntos guerrilleros del Eln.

Cortesía
Judicial
Artículo

Hallan hombre degollado y a otro al fondo de un abismo

Los cuerpos fueron encontrados zonas boscosas de Pamplonita y Toledo.

AFP
Publicidad


Es el primer portal gastronómico de Norte de Santander, donde se resalta lo mejor de los sabores regionales, nacionales y mundiales.
Nuestros suscriptores cuentan con su propio espacio con privilegios y beneficios. Aqui puedes hacer parte de este selecto club.
Un espacio dedicado a las variedades y lo más impactante del mundo del entretenimiento. Encuentre aquí los personajes e historias.
La labor investigativa de nuestro equipo periodistico se congrega en esta sección dedicada a mostrar a profundidad y con más detalles de los hechos.
En este espacio nuestros clientes podrán promocionar su negocio o encontrar una propuesta que se adapte a sus necesidades.