Escuchar este artículo

Arauca, refugio de desplazados por la violencia en Venezuela

Sábado, 27 de Marzo de 2021
En siete albergues habilitados en Arauquita se encuentran los 4.000 venezolanos que huyeron de los combates registrados en el fronterizo estado Apure.

Era la primera vez que Calixto Velasco veía bombarderos. De repente quedó en medio de los combates que libran militares venezolanos y un grupo colombiano en Venezuela. Atemorizado, buscó refugio en Colombia, un país que durante décadas vio partir a sus ciudadanos por la violencia.

"Mucha gente que tiene años allí dice que nunca había visto eso", dice a la AFP el herrero de 37 años. Huyó del municipio venezolano de Paez, Apure (este), donde estallaron los enfrentamientos el fin de semana. Su esposa e hijos de 6 y 12 años lo acompañan.

Los soldados venezolanos, asegura, "se llevaron muchas personas trabajadoras" en medio de una ofensiva contra supuestos rebeldes colombianos.

"Y como los aviones bombarderos daban vueltas y vueltas, entonces nos decidimos para venir acá", relata el hombre que cruzó en canoa el río limítrofe de Arauca.

Casi 4.000 personas han llegado al municipio fronterizo de Arauquita (noreste), la mayoría venezolanos, entre el domingo y el jueves, según la Defensoría de Pueblo (Ombudsman). Niños, ancianos, mujeres embarazadas y jóvenes duermen apiñados en carpas improvisadas en coliseos en pleno ascenso de los contagios del coronavirus. 

Castigados por más de medio siglo de conflicto armado, los pobladores colombianos ven con asombro la llegada de desplazados por la violencia.  

Aunque agradece la acogida, Velasco pide garantías para volver a Venezuela pues teme que saqueen su casa deshabitada. A su lado, otros desplazados buscan información sobre familiares detenidos en la ofensiva.

"A mi papá se lo llevaron. Él se llama José Rico, es una persona inocente, campesino de la comunidad que no tiene que ver con la guerra. Queremos que nos ayuden para que lo saquen de allá donde lo tienen", clama desesperada su hija Diana Rico.

Disidentes

Del otro lado de la frontera, los combates se mantienen y los habitantes siguen escapando, según fuentes oficiales de Colombia consultadas por la AFP este viernes.

Según el presidente Nicolás Maduro, los choques corresponden a una ofensiva de sus tropas contra un "grupo irregular" colombiano.

"Anoche intentaron atacar un puesto fronterizo y fueron neutralizados varios terroristas", escribió el jueves en Twitter Remigio Ceballos, comandante operacional de la Fuerza Armada venezolana. En este momento "continúan las operaciones de búsqueda y ataque!", agregó.

Hasta el domingo, último balance disponible, los enfrentamientos dejaban al menos tres muertos, 14 heridos y 32 capturados.

Para el representante del líder opositor venezolano Juan Guaidó en Colombia, Tomás Guanipa, la violencia es consecuencia de un ataque ordenado por Maduro contra un ala de guerrilleros que se apartó del acuerdo de paz firmado con las FARC en 2016 y que es enemiga de otra facción supuestamente apoyada por el chavismo. 

El ministro de Defensa colombiano, Diego Molano, coincide con esa versión, según un audio enviado a la AFP.

"Lo fundamental es que el régimen de Venezuela tiene que tomar una decisión de combatir todas aquellas organizaciones como el ELN (Ejército de Liberación Nacional), las disidencias de las FARC que tienen presencia en esas zonas y desarrollan actividades de narcotráfico", aseguró.

Lea también: Inauguran hogar de paso para niños migrantes en Villa del Rosario

Bogotá acusa a Maduro de proteger en su territorio a estos grupos armados. Caracas niega los señalamientos y responsabiliza a Colombia de la violencia por abandonar la frontera.

Migración inversa

Colombia desarmó al grueso de la guerrilla más antigua de América con la firma de un histórico acuerdo de paz en 2016. Algunos guerrilleros rechazaron el pacto y se reorganizaron en diferentes grupos conocidos como disidencias de las FARC. 

Sin un mando unificado y hoy en aparente pugna entre ellos, los disidentes suman unos 2.500 militantes y se nutren principalmente del tráfico de drogas y la explotación ilegal de oro y otros minerales, de acuerdo con inteligencia militar. 

La Cancillería de Venezuela denunció que los grupos armados estaban usando a la población como "escudos humanos" y prometió una "reacción contundente" contra el ingreso de cualquier organización, "regular o irregular".

Lea también: El 5 de mayo inicia el Registro Único de Migrantes para el Estatuto

Para "apoyar la operación humanitaria" en los campamentos fronterizos, Bogotá envió cerca de 1.200 tropas a la zona limítrofe.

"Es la primera vez que se presenta esta situación de desplazamiento forzado por la violencia en el Estado venezolano", al menos "en esa magnitud", declaró Joel Llanes, personero encargado de velar por los derechos humanos en Arauquita. 

Desde 1970, la pobreza y el conflicto armado empujaron a cientos de miles de colombianos a emigrar a Venezuela, entonces era uno de los territorios más prósperos de Sudamérica.

Hoy Colombia acoge a más de 1,7 millones de migrantes que huyeron de la crisis económica y política en la otrora nación petrolera.

A pesar de que comparten una porosa frontera de 2.200 kilómetros, Colombia y Venezuela rompieron vínculos diplomáticos en 2019 cuando Bogotá reconoció a Guaidó como presidente interino. Maduro mantiene, sin embargo, el control del país con apoyo de las fuerzas armadas.
 

Image
AFP
AFP