Escuchar este artículo

Niños venezolanos tienen derecho a estudiar

Sábado, 19 de Marzo de 2022
Condición migratoria irregular no impide matricularse en los colegios.


La educación sigue siendo uno de los derechos más  requeridos por la población  migrante venezolana que continúa llegando a Colombia. En 2021, la matrícula total estudiantil en Norte de Santander alcanzó la cifra de 156.568 niños y jóvenes, de los cuales 22.000 (14,05%), proceden del vecino país, según datos aportados por la Secretaría de Educación del departamento.


Apoya a La Opinión haciendo clic aquí: http://bit.ly/SuscripcionesLaOpinion 

Algunos padres venezolanos expresaron que han tenido dificultades para que sus hijos estudien en una institución por falta de un documento regular colombiano. Sin embargo, las autoridades afirmaron que el derecho a la educación está garantizado y ningún establecimiento debe negarle la posibilidad de estudio a ningún niño o joven migrante venezolano para niveles escolares de educación básica y media.     

“Nosotros tenemos el deber de garantizar el acceso de todos los niños y niñas de población migrante en las instituciones educativas en el departamento. Nosotros el año pasado, terminamos con 22.000 niños matriculados en instituciones educativas  a la Secretaría de Educación Departamental, dispersos en los 39 municipios, que corresponden aproximadamente a 212 instituciones”, mencionó Diomar Velásquez, Secretario de Educación de Norte de Santander.   

Velásquez mencionó que entre los inconvenientes más recurrentes para acceder a la educación es el reporte académico. Anteriormente se solicitaban las notas apostilladas, pero el Gobierno subsanó ese requerimiento permitiendo la presentación de los documentos firmados por la zona educativa de Venezuela. Cada institución educativa está autorizada para realizar exámenes de validación y valoración para establecer si el niño tiene los conocimientos del grado a cursar y con eso se emiten unas notas para establecer el récord académico. 

En relación al documento de identidad, Carmen Helena Rodríguez, líder del Área de Cobertura de la Secretaría de Educación Departamental, señaló que no hay barrera, los niños y jóvenes son recibidos en las escuelas y se matriculan. Por el momento, los estudiantes son matriculados con el Código NES, el cual es el número establecido por la Secretaría, que se asigna de manera aleatoria. 

“Los padres de familia deben firmar un acta con los rectores en el que se comprometen a diligenciar el documento regular colombiano. Los que tengan el PEP en este momento deben tramitar el Permiso por Protección Temporal (PPT) porque de lo contrario no podrán recibir la certificación de aprobación del bachillerato”, explicó Rodríguez.  


Lea también:  Migrantes regulares con PPT pueden estudiar en el Sena

La orientación es que los directivos docentes guardan el diploma hasta que el alumno entregue el documento válido, como el PPT, recalcó Rodríguez. 

Las autoridades mencionaron que si la institución impide la inscripción del estudiante, comete un error que acarrea sanciones.  “Está incurriendo en una falta disciplinaria. Los padres pueden acudir a la secretaría, exponer la queja y llamamos al rector porque no pueden restringirles el acceso al estudio. Nosotros contamos con una competencia de inspección y vigilancia con el que automáticamente podemos actuar en esos casos”, declaró Velásquez. 

Asistencia

Entre las organizaciones asesoras a la población refugiada se encuentra ACNUR, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, la cual dentro de sus intervenciones desarrolla el Proyecto Nacional de Educación, Pedagogía y Protección para la niñez refugiada y migrante con enfoque mixto, brindando asistencia técnica a cinco instituciones educativas  en el departamento junto con la Corporación Opción Legal.  Su trabajo es de orientación a los coordinadores, personal administrativo y docente en temas de protección, ruta pedagógica, qué hacer en casos de Violencia Basada en Género, xenofobia y niños y niñas en riesgo de descolarización

En Norte de Santander, ACNUR   ha identificado que los niños y niñas no logran  acceder a la educación por algunas razones como: persiste la exigencia de algunos colegios de requerir documentos de regularización a las familias; varios colegios no cuentan con cupos escolares disponibles porque sobrepasaron su capacidad;  adolescentes no estudian sino que por necesidad salen a realizar actividades que les generen ingresos.    

UNICEF en Norte de Santander señala que otras dificultades  están relacionadas con la extraedad. La extraedad es un término usado en educación para identificar aquellos niños que no tienen las competencias esperadas para estar en el grado correspondiente para su edad.  


Le puede interesar: Más de 22.000 migrantes iniciaron convalidación de sus títulos universitarios

 

Image
educacion-migrantes


“Como alternativa, el Ministerio, las Secretarías, Unicef y otros organismos de cooperación, impulsan la implementación y atención de niños con esta situación educativa con modelos educativos flexibles. La oferta de modelos educativos flexibles es poca en Cúcuta y aun menor en Norte de Santander, por eso la mayoría que se encuentran en extraedad no consiguen nivelar sus aprendizajes ni cupo para continuar sus estudios”, expresó UNICEF.  

Por su parte, el Consejo Noruego para Refugiados (NRC) identificó a través de censos que niños y jóvenes abandonaron la escuela debido a su difícil situación económica.  Han asistido a familias donde los niños y niñas no estudian por buscar ingresos en la calle, cuidar de sus hermanos o porque no tienen uniformes y útiles escolares. 

“Les brindamos oportunidades para su regreso y permanencia en la educación. Acompañamos a sus familias para iniciar el proceso de matrícula y generamos espacios lúdicos de aprendizaje”, destacó la organización internacional. 

En 2021, 20.000 niñas y niños de poblaciones desplazadas por el conflicto armado, migrantes, refugiados y comunidades de acogida, se beneficiaron de las acciones  implementadas por NRC


Conozca:  Migración Colombia roza los 500.000 permisos entregados a migrantes


Escolaridad en Arauca

En Arauca hay 12.929 niños migrantes matriculados en las instituciones educativas públicas del departamento, beneficiados de los programas y proyectos que adelantan los entes territoriales como el PAE, transporte escolar,  entre otros.

El acceso a la educación está sujeto a la Circular Conjunta 16 del 2018 emitida por el Ministerio de Educación junto con Migración Colombia, estableciendo el instructivo de los requisitos para la atención de la niñez venezolana. Los requerimientos son los mismos en cualquier parte del país.

Los adultos que desconocen cómo acceder a un cupo para sus hijos deben seguir el siguiente paso a paso: el padre de familia o acudiente debe dirigirse a la institución educativa más cercana y solicitar el cupo. 

¿Qué necesitará? Para iniciar el proceso de matrícula pueden contar con visa, cédula de extranjería, pasaporte o el documento de identificación de su país. Si el niño o niña se encuentra en condición migratoria irregular, lo matricularán con el NES.

Luego inscribir al estudiante en el SIRE (Sistema para el reporte de Extranjeros dentro de los 30 días siguientes a la matrícula) y presentarse en la institución educativa para actualizar la información.
Posteriormente, revisarán los documentos académicos como constancia de promoción o de calificación, se ubica de acuerdo con la tabla de equivalencia del convenio Andrés Bello. Si no, el colegio realizará una prueba diagnóstica y asignarán al estudiante en el grado correspondiente.


Es noticia: Migrantes que solicitaron su Estatuto en septiembre pueden verificar su proceso

En caso de que el colegio no cuente con  capacidad para dar cupo escolar a más niños y niñas, el padre deberá acercarse a la Secretaría de Educación, municipal o departamental, para que esta ubique un cupo disponible. En Arauca, deben dirigirse a la carrera 21 #20 esquina- parque central.

La Secretaría de Educación del Departamento de Arauca,  Juana Moreno, afirmó que uno de los principales obstáculos para acceder a este derecho es la situación migratoria no definida de la niñez. 
“El hecho de que no tengan regularizada su situación migratoria en Colombia puede representar una de las principales barreras para que puedan hacer tránsito y lograr la culminación del ciclo educativo. Aquí juegan un papel importante los padres de familia, quienes deben formalizar los documentos de sus hijos para que no tengan inconvenientes en el sistema educativo”, dijo la funcionaria.

Gracias por valorar La Opinión Digital. Suscríbete y disfruta de todos los contenidos y beneficios en: https://bit.ly/_Suscríbete_Aquí

Image
La opinión
La Opinión

EXCLUSIVO PARA
NUESTROS SUSCRIPTORES

Patrocinado por:
Logo Empresas
Patrocinado por La OpiTienda