Escuchar este artículo

El congreso de la telefonía móvil vuelve a Barcelona, en versión reducida y COVID-compatible

Viernes, 25 de Junio de 2021
La reunión se celebra en un momento en que las ventas de smartphones se están recuperando, tras descalabrarse en 2020.

El salón mundial de la telefonía móvil (MWC), el gran evento anual del sector, arranca el lunes en Barcelona (noreste de España) en versión aligerada por la ausencia física de numerosos fabricantes, tras la anulación de la edición anterior en plena pandemia.

El Mobile World Congress se celebra del 28 de junio al 1 de julio en un formato híbrido, que combinará conferencias virtuales y expositores instalados en un palacio de congresos de esta ciudad española.

La reunión se celebra en un momento en que las ventas de smartphones se están recuperando, tras descalabrarse en 2020. La cita suele ser la ocasión para los grandes grupos de presentar sus nuevos modelos e innovaciones tecnológicas, con abundante asistencia de público.

Pero contrariamente a los años precedentes, ninguno de los principales fabricantes ha anunciado la presentación de un nuevo modelo de teléfono en Barcelona.

Habrá no obstante novedades, de la mano de algunas pequeñas empresas chinas y europeas.

Los pesos pesados del sector participarán telemáticamente, como el surcoreano Samsung, el finlandés Nokia o los norteamericanos Google y Facebook, que prefirieron no enviar representantes a Barcelona por temor a la COVID-19.El grupo chino Huawei, sometido a sanciones en Estados Unidos y cuyas ventas han caído por eso mismo, será la principal empresa que sí enviará físicamente a representantes.

"Es evidente que el evento será muy diferente en comparación con años anteriores", explica a AFP Mats Granryd, director general de la asociación de operadores de telecomunicación GSMA, que organiza el salón en Barcelona.

"No habrá la misma repercusión que en eventos anteriores", reconoce.

'Edición zombi' 

El salón, que en tiempos normales se celebra a fines de febrero y fue postergado por la situación sanitaria, sólo ocupará tres pabellones del palacio de congresos, y no ocho, como suele ser el caso.

La organización ha fijado un tope de 50.000 visitantes, por precaución, aunque no se espera que se superen los 35.000. En ediciones anteriores hubo 100.000 participantes.

Las empresas del sector enviarán a menos empleados a Barcelona, aunque los que viajarán serán en muchos casos altos directivos, precisa Granryd.

Los participantes deberán presentar un test COVID negativo realizado menos de 72 horas antes para acceder al salón, llevar mascarillas de alta protección FFP2 y seguir el sentido de circulación fijado en los pasillos.

Para el analista neoyorquino Sascha Segan, de PCMag.com, el salón de 2021 será "una edición zombi", y por eso decidió no asistir, por primera vez desde 2006.Una gran parte de los visitantes vendrán del resto de España, ya que según explicó a AFP "están casi regalando las entradas a la gente".

Los residentes en España tienen derecho a reducciones si trabajan en 11 sectores "clave" como las finanzas. En ese caso pagarán por su entrada 21 euros (25 dólares), y no cientos de euros, como era el caso antes.

Image
La opinión
La Opinión